Villa Unión, Coah.- El Centro de Mando establecido por el Gobierno de Coahuila para coordinar el despliegue de fuerzas para la captura del grupo que ejecutó un atentado el sábado en este municipio, informó que durante la madrugada de hoy fueron abatidos otros 7 delincuentes, por lo que suman 26 muertos, tras los 19 dejados el día de ayer.

Los elementos de seguridad mantienen el despliegue de búsqueda por tierra y aire en toda la región, para no dejar impune el cobarde ataque de ayer, por lo que durante estas horas localizaron a esos delincuentes, quienes se daban a la fuga por el camino conocido como “La Brecha del Gas”, que conduce a los límites con el Municipio de Anáhuac, Nuevo León.

Les fueron aseguradas tres camioneta más, escopetas, armas y cartuchos, reportó el Centro de Mando.

El Gobierno de Coahuila sigue coordinando el operativo mediante el que se barre toda la región, y en el que además del despliegue por tierra en carreteras, caminos y brechas, sigue la búsqueda vía aérea con 2 helicópteros.

LA HISTORIA

Este sábado, un convoy de aproximadamente 20 camionetas, con entre 40 y 50 sicarios, llegó a Villa Unión y atacó el edificio de la Presidencia Municipal, lo que desató un posterior enfrentamiento.

Durante el intercambio de fuego murieron inicialmente siete civiles armados y cuatro policías. Las fuerzas del orden lograron inhabilitar la mayoría de las camionetas, por lo que los agresores, muchos de ellos heridos, huyeron a pie por brechas. En el transcurso de la tarde y noche fueron localizados otros 8 cuerpos.

En rueda de prensa el Gobernador dijo que se trató de una emboscada, en donde oficiales repelieron la agresión por casi una hora hasta que llegaron refuerzos.

Al llegar el Gobernador a Villa Unión, fue abordado por dos de los familiares de tres empleados municipales reportados como desaparecidos. Ahí el mandatario les pidió que esperaran unos momentos para verificar la información de que se disponía. Minutos después oficiales de la Fiscalía confirmaron que al menos dos de ellos ya habían sido localizados sin vida en una brecha.

 

El Gobernador dijo que “venimos a mostrar nuestra solidaridad con la Alcaldesa, con el pueblo de Villa Unión, a decirles que no están solos”.

Afirmó que también se contó con el apoyo de tres helicópteros, uno de los cuales fue dañado por las balas y dos más que están apoyando en los operativos.

Fue claro al señalar que el crimen organizado ha buscado entrar la mayor parte de los días del año y dentro de operaciones hormiga han tratado de infiltrar, pero han sido detectados.

Minutos después de que Miguel Ángel Riquelme rindiera su Segundo Informe de Gobierno ante el Congreso estatal, a 395 kilómetros un convoy armado de 21 camionetas blindadas arribó al municipio de Villa Unión para sembrar el pánico y desatar un enfrentamiento que dejó un saldo preliminar de 12 gatilleros abatidos, cuatro policías y tres presuntos trabajadores municipales asesinados y seis agentes heridos.

Justo en el momento en que un grupo de trabajadores municipales terminaba su jornada sabatina, el edificio de la Presidencia Municipal fue víctima de la embestida por los civiles armados con ametralladoras calibre 50, rifles de asalto y hasta granadas, mientras en la parte posterior del inmueble laboraban bomberos y personal de otras dependencias.

Se presume que los integrantes del grupo delincuencial ingresaron desde Nuevo Laredo, Tamaulipas, por la brecha a Santa Mónica, por lo que al llegar a Villa Unión desataron varias balaceras en domicilios particulares, en su paso para llegar y rafaguear durante más de una hora con 45 minutos las instalaciones del Ayuntamiento.

Los mensajes de WhatsApp pidiendo ayuda no se hicieron esperar. En redes sociales se advirtió la presencia de hombres armados , lo que encendió las alertas para las patrullas 168 y 170 de la Policía Especializada de Coahuila, perteneciente a la Secretaría de Seguridad, confrontaron al convoy.

Arribaron a Villa Unión también elementos de Allende, de Piedras Negras de la propia Secretaría y decenas de soldados y oficiales de la Guardia Nacional, quienes hicieron frente a los civiles armados, que abandonaron vehículos –algunos de ellos en llamas– mientras huían a pie por diferentes brechas, por lo que las autoridades inspeccionaron varios caminos y hallaron a más civiles armados muertos por las heridas de la refriega.

En domicilios, en comercios y hasta en la parroquia del Santo Niño de Peyotes –cercana a la Presidencia Municipal–, donde se realizaban pláticas bautismales, así como en la parroquia del Dulce Nombre de Jesús, los feligreses se resguardaron ante el temor de ser alcanzados por las balas.

Para controlar la situación, las autoridades estatales dispusieron de un helicóptero que orientó a los oficiales desde el aire y según testigos los delincuentes le dispararon sin lograr impactarla, a la par de que otras dos unidades aéreas se sumaron al operativo.

Tras controlar la situación las autoridades de los tres niveles de Gobierno, los incidentes y persecución continuaron por las brechas pues los habitantes reportaban detonaciones en las zonas de la brecha a Santa Mónica hacia Hidalgo.

Por su parte, La alcaldesa de Villa Unión, Narcedalia Padrón Arizpe, dijo que Villa Unión nunca había vivido ese tipo de situaciones ni balaceras. Descartó haber recibido amenazas o que esto se debiera a alguna venganza por actos u operativos municipales.

La Alcaldesa pidió a la población no salir de sus casas a menos que sea muy indispensable.

Asimismo, el Gobernador señaló que se rescató a cuatro menores que fueron privados de su libertad por los civiles armados, y que los utilizaron para que los orientaran en su huida por las brechas. Admitió que hay al menos dos adultos y un menor fueron sustraídos por los delincuentes.

Mientras tanto, familiares de los desaparecidos buscaron a las autoridades para que les dieran informes sobre las personas lesionadas o fallecidas, a fin de determinar si son sus familiares.

Dos de los desaparecidos son trabajadores de Protección Civil: Antonio Espinoza, de 24 años, y Joaquín Cabrera Martínez, que fue buscado por su familia.

El menor de edad plagiado se llama Benito, y se presume que fue secuestrado cuando trabajaba en el arroyo de un rancho cercano. De forma extraoficial se advirtió que uno de los cuerpos hallado podría ser uno de ellos

No permitiremos ingreso de la delincuencia: MARS

Al arribar a la Presidencia Municipal afectada por el ataque, el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís afirmó que la respuesta del Estado ante la cobarde agresión de una banda delincuencial fue inmediata y contundente, además de que mostró la fuerza institucional que tiene Coahuila para enfrentar la inseguridad pública.

El Mandatario estatal reconoció a elementos del Ejército, de la Guardia Nacional así como de las corporaciones de seguridad del Estado y del Ayuntamiento de Villa Unión, por su valor y entrega para hacer frente a este evento.

“La fuerza institucional de Coahuila es superior a la de los criminales”, señaló.

Reveló además que los operativos de localización del resto de los civiles armados continúa por aire y tierra en las brechas, y que para esto se trabaja en coordinación como parte de la Operación Noreste.

Esta nota fue publicada originalmente por Zócalo

Compartir

Dejar respuesta