Luego más de tres horas de retraso en los shows de Slipknot y Evanescence, los asistentes al KnotFest meet ForceFest comenzaron a hacer destrozos en el Deportivo Oceanía; peleas, daño a instrumentos en el escenario principal y hasta incendios fue el saldo de este sábado.

«Por cuestiones de seguridad, el show de Slipknot no será posible el día de hoy (ayer), apelamos a que la gente salga tranquila y en orden, a efecto de que Slipknot toque mañana (hoy) para todos ustedes. Lamentamos los inconvenientes», se lee en un comunicado de la empresa Live Talent, enviado pasadas la una de la mañana de este domingo.

Este 30 de noviembre se marcaría el regreso de Amy Lee, quien en redes sociales afirmó sentirse desconsolada por no presentarse, pero que la seguridad de sus fans era primero; también sería el primer concierto en la Ciudad de México de la banda liderada por Corey Taylor, quienes podrían presentarse en la noche de este 1 de diciembre.

El público desesperado por la espera derribó las vallas de seguridad que protegían el escenario principal e incendiaron la batería de Evanescence, dañaron algunos otros instrumentos y se reportó robo de algunos cables; piedras y vasos con tierra también volaron hacia donde se presentarían los músicos

Este domingo el festival continúa con los conciertos de Rob Zombie y W.A.S.P.; aunque también hay cancelaciones, como la de Testament. A tempranas hora, el Facebook del Force Fest invitó al público a asistir, confirmando la presentación de todo su cartel.

El caos llenó la noche y el principal problema fue que personal de seguridad contratado no pudo contener a los miles de jóvenes que se dieron cita para escuchar a reconocidas figuras del metal y rock a nivel internacional. Las redes sociales fueron el lugar para expresar su molestia.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta