La Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) recomienda que niñas, niños y adolescentes desayunen, merienden y tomen tres lácteos y piezas de fruta al día para que lleven una alimentación saludable.

Y es que, tal y como recordó la organización, la causa fundamental de la obesidad es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y gastadas, la cual se debe principalmente a la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son ricos en grasa, entre otras razones.

En este sentido, la FEAD aseguró que el primer paso en el tratamiento de la obesidad es la mejoría en los hábitos alimentarios y el incremento de la actividad física para disminuir la masa grasa. Por ello, ha aconsejado que en el desayuno los menores tomen leche, pan o cereales y fruta porque les aportará la energía necesaria para jugar y estudiar.

Del mismo modo, es importante que a media mañana coman un bocadillo, una pieza de fruta o frutos secos porque les ayudará a mantener la energía necesaria para lo que queda del día; que a la hora de comer ingieran alimentos frescos de temporada y proximidad; y que merienden un yogur, queso tierno, fruta, cereales y frutos secos.

Asimismo, la asociación ha recordado que consumir tres lácteos al día es fundamental para que los huesos crezcan «sanos y fuertes», y que tomar tres frutas al día ayuda a mantener el peso saludable para correr y jugar a lo que cada niño quiera. Finalmente, ha aconsejado incluir el pan en las comidas y si es integral mejor, y comer o cenar en familia para compartir alimentos y relacionarse.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta