Policías federales llegaron a la Cámara de Diputados para reforzar el cerco de seguridad que instalaron las autoridades de la Ciudad de México para evitar que campesinos realicen alguna protesta para exigir la reasignación de recursos al sector que representan.

Los inconformes mantienen desde hace 10 días un plantón en el Palacio de San Lázaro y no permiten el ingreso de los legisladores al recinto para que reanuden la discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación para 2020, la cual fue cancelada el 6 de noviembre.

Los campesinos demandan 3 mil 800 millones de pesos para que se realicen mil 567 obras básicas en sus comunidades.

Los accesos al Metro Candelaria están cerrados, mientras que la estación San Lázaro de la Línea 5 del Metrobús permanece sin servicio.

Ayer, los campesinos intentaron marchar hacia el Zócalo para irrumpir en el desfile de la Revolución Mexicana, por lo que la policía de la Ciudad de México desplegó un operativo para que no se movilizaran.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

 

Compartir

Dejar respuesta