De las comisiones que cobran los bancos por anualidad en las tarjetas de crédito clásicas, BBVA y Citibanamex tienen los precios más caros de 716 y 699 pesos al año, indicó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Estos son los bancos que cobran la anualidad más alta:

  • Citibanamex: 716 pesos
  • BBVA México: 699
  • HSBC: 685 peso
  • Banorte: 630 pesos
  • Ban Bajío: 550 pesos
  • Inbursa: 300 pesos

En contraparte, Scotiabank, Banregio, Bancoppel y Banco Azteca, no cobran comisión.

Además en la tarjeta adicional que se otorga a alguna persona cercana al titular, quienes cobran las comisiones más elevadas son Citibanamex de 358 pesos y Banco del Bajío 350, Banorte de 290 pesos; por su parte, Scotiabank, Banregio e Inbursa no cobran comisión.

En cuanto a reposición del plástico por robo o extravío, Afirme tiene la comisión más alta con de 200, así como Banregio y BBVA con 180. Inbursa no cobra esta comisión. Respecto a las aclaraciones improcedentes de la cuenta, las instituciones que cobran la comisión más alta son Afirme y Banco del Bajío de 300 pesos; Inbursa no la cobra.

Comisiones de Cobranza

La Condusef señaló que en relación a los gastos de cobranza, cuando existe atraso en el pago del crédito, tienen las comisiones más altas BBVA 418 pesos, Banorte de 400, así como Scotiabank, Citibanamex y HSBC 399 pesos. En este sentido, Banco Famsa tiene la más baja de 250 pesos.

Finalmente, las instituciones que cobran el porcentaje más alto por disposición del crédito en efectivo en cajero propio, son Santander de 10.0 por ciento del importe retirado, Afirme, Banco del Bajío y Bancoppel 8.0 por ciento. Banco Azteca cobra el menor 5.0 por ciento.

Respecto al Costo Anual Total Promedio sin IVA más alto, lo registran BBVA del 106.6 por ciento y Banco Famsa de 101.8 por ciento. El más bajo es el de la tarjeta de Afirme 54.0 por ciento y Scotiabank 57.6 por ciento, indicó la Comisión.

Condusef recomendó que antes de contratar una tarjeta de crédito se deben comparar diferentes opciones, además de utilizar el plástico de manera responsable y en función con las ganancias, pues no se trata de una extensión de los ingresos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta