Ciudad de México

El consorcio liderado por FCC ha quedado descalificado en la fase final de la licitación para construcción de la línea 3 del Metro de Panamá, un proyecto con un valor estimado superior a los dos mil millones de dólares.

El grupo, que controla Carlos Slim, ha sido eliminado apenas unos días después de que saliera a la luz la investigación del juez de la Audiencia Nacional española,Ismael Moreno, por el presunto pago de más de 82 millones de euros en comisiones para la adjudicación de líneas de metro y de la Ciudad de la Salud de Panamá.

Este viernes comparece en el juzgado el representante legal de las empresas del Grupo FCC imputadas.

FCC resultó adjudicatario en alianza con la brasileña Odebrecht para la construcción de las líneas 1 y 2 del Metro de Panamá. Para la tercera línea la compañía española había unido fuerzas con Cicsa, división de infraestructuras y construcción del Grupo Carso –propiedad de Slim- y la ingeniería coreana Skec.

Sin embargo, según ha anunciado Metro de Panamá, su propuesta ha sido descalificada porque un miembro del consorcio –Skec– “incumplió el requisito mínimo obligatorio financiero del coeficiente de liquidez”.

Tras abrir las propuestas técnicas y económicas para el proyecto de ingeniería de diseño, construcción de las obras civiles, instalaciones auxiliares de la línea y estaciones, suministros del sistema integral (incluye el material rodante) y puesta en marcha del sistema para la línea 3 del Metro de Panamá, el virtual ganador es el consorcio HPH, integrado por la coreana Hyundai Engineering & Construction y una filial. Su oferta recibió la mayor puntuación, con 893 puntos (403 la técnica y 490 la económica). El presupuesto ofertado asciende a dos mil 396.8 millones de dólares el plazo de ejecución será de 54 meses.

Hyundai ha superado en la puja final a la alianza conformada por Acciona Construcción y China Power, que obtuvo una calificación de 842 puntos (382 la técnica y 460 la económica).

La adjudicación definitiva, no obstante, todavía está pendiente de las posibles alegaciones de los consorcios derrotados. China Railway también fue descalificada.

IMPUTACIÓN A FCC

El 30 de octubre, la Audiencia Nacional española ha imputado a la constructora española FCC por presunta corrupción en las transacciones internacionales y blanqueo entre 2009 y 2015 por el pago de 82 millones de euros (73 millones de dólares) en comisiones para la adjudicación de dos líneas de metro y de la Ciudad de la Salud en Panamá.

En el auto el Magistrado Ismael Moreno dirige el procedimiento contra las filiales FCC Construcción, FCC Construcción Centroamérica y Construcciones Hospitalarias, las cuales habrían participado de un consorcio con la multinacional brasileña Odebrecht que generó “sobrecostes en los contratos del suministro de acero para los proyectos del metro de Panamá y de la Ciudad Hospitalaria de Clayton”.

Estos fondos “fueron destinados a los presuntos pagos de corrupción a través de una secuencia de sociedades instrumentales y circuito de cuentas bancarias para acabar abonando esas ganancias ilícitas en pagos encubiertos como comisiones comerciales y a terceros responsables políticos y empleados públicos”.

Lo que se investiga es la posible comisión de un delito de blanqueo de capitales, cohecho y organización criminal entre 2009 y 2015, después de que en 2017 se presentara una querella contra un asesor jurídico de Odebrecht, empresa que se habría servido de sociedades pantalla españolas para blanquear cantidades procedentes de los sobornos abonados por diversas constructoras, a cambio de adjudicaciones.

Por lo que respecta a las obras del metro de Panamá, directivos de FCC y empleados de Odebrecht habrían diseñado, según la Fiscalía, un sistema de corrupción que consistió en sobredimensionar el suministro de acero necesario para construir el metro de Panamá, facturando al doble de su precio.

Esta nota originalmente se publicó en Sin Embargo

Compartir

Dejar respuesta