En un estudio realizado por Fondeadora y la firma Dada Room se descubrió que si de evitar el uso de los bancos se trata, los millennials son los primeros en huir, ya que nueve de cada 10 jóvenes de 18 a 35 años han experimentado algún problema con su banco o para contratar servicios.

De acuerdo con la encuesta realizada a 700 mil jóvenes, entre los problemas bancarios que más los estresan están los cargos no reconocidos, las dificultades para operar sus productos o las suscripciones por servicios que no solicitan, como seguros o suscripciones a productos que luego tienen que cancelar.

Además, 80 por ciento aseguró que le desagradan los cargos por saldo mínimo y los pagos de anualidades. A 76 por ciento le irrita tener que ir a sucursal para realizar los trámites que aún no son por medios digitales.

El estudio Millennials y la banca asegura que solo cuatro de cada 10 usuarios mencionaron estar conformes con su experiencia en banca electrónica, por lo que optan por la banca digital y atención en línea antes que visitar físicamente unainstitución.

Eduardo Suárez, creador de Fondeadora, indicó que al definir procesos y productos dirigidos a los jóvenes es cuando los bancos eliminarían los problemas que tienen los jóvenes para acceder a su dinero.

“Detectamos que el primer problema es que los bancos no se acercan a sus usuarios, por lo que no crean una relación de confianza con los clientes, a lo que ayudaría entablar una conversación con los usuarios jóvenes”, mencionó.

Antoine Perouze, fundador de Dada Room agregó que entre los principales problemas que hacen sentirse incómodos a los jóvenes bancarizados se encuentra el tener que pagar a las instituciones por administrar su dinero.

Dijeron que el estudio es un punto de partida para poder generar a los usuarios servicios de valor y reformar al sistema.

Los 700 mil jóvenes encuestados de entre 18 y 35 años reconocieron que los estresan los problemas bancarios y 76 por ciento de los encuestados se molesta por asistir físicamente.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta