Las refinerías que opera Petróleos Mexicanos (Pemex) volvieron a las andadas por falta de presupuesto para mantenimiento. En octubre se registraron 37 paros no programados, un promedio de seis por refinería, entre ellas la que se ubica en Salina Cruz, y el nivel mensual más alto de 2019.

De acuerdo con el Modelo para la Excelencia Operacional de Pemex Transformación Industrial (TRI), los paros no programados son resultado de causas externas como falta de carga y calidad del petróleo crudo que reciben, pero también por fallas en servicios principales y en operación y mantenimiento, retraso en reparaciones mayores que afectan desde la no captura de ingresos, la producción de gasolinas y diesel, la salud de los trabajadores, el medioambiente y la vida útil de los equipos.

A ello se suma la falta de inversión en refinación.

Entre 2016 y 2018, las partidas presupuestarias en este segmento de negocio se redujeron de 30 mil 501 millones a 14 mil 119 millones de pesos —una baja de 54%—, según se desprende de los estados financieros de la petrolera.

Para 2019 se autorizaron 57 mil 500 millones para refinación, pero 50 mil millones se etiquetaron para el nuevo complejo de Dos Bocas.

Los restantes 7 mil 500 millones están destinados para mantenimiento de las refinerías, la mitad de lo que se invirtió para el mismo concepto en 2018, lo cual tuvo un impacto directo en los niveles operativos y de confiabilidad de los seis complejos que opera Pemex.

Por esta razón sigue mostrando inconsistencias para mantener los niveles de procesamiento de petróleo crudo y el porcentaje de utilización de sus refinerías.

En la semana 39 reportó el mayor nivel de procesamiento de crudo, estimado en 719.8 mil barriles diarios, pero para inicios de noviembre bajó a 541.8 mil barriles.

En términos de capacidad de utilización, en la semana 30 alcanzó su nivel máximo, 44.58%. En el arranque de este mes —primera semana— fue de 33.52%.

Esto ha impactado tanto la producción de petrolíferos como la necesidad de continuar importando volúmenes considerables de combustibles automotores, señala la Secretaría de Energía (Sener) con base en los avisos oficiales de la Gerencia de Cumplimiento Regulatorio de Pemex TRI.

Faltando dos meses para cerrar el año, las importaciones de gasolinas son 3.3 veces más altas en comparación con el nivel de producción que aportan las refinerías.

En los primeros 10 meses del año, el Sistema Nacional de Refinación (SNR), conformado por los complejos de Tula, Madero, Salamanca, Cadereyta, Minatitlán y Salina Cruz, acumula 181 paros no programados. En octubre se registró el mayor número, con 37.

En octubre de 2018, el número de paros no programados fue de 31, aunque a partir de ese mes se fueron incrementando hasta alcanzar 48 en diciembre, estableciendo un récord en toda la administración pasada, derivado de problemas operacionales relativos al rendimiento y confiabilidad de las refinerías que afectaron la producción de gasolinas, de acuerdo con el Informe Anual de Pemex 2018.

En 2018 hubo problemas específicos como en la refinería de Tula, que operó de manera intermitente por falta de petróleo crudo y fallas en equipos de la planta y altos inventarios de combustóleo; la unidad de Madero presentó problemas operacionales en la planta de destilados atmosféricos, en tanto que Minatitlán se vio afectada por un incendio.

Los resultados operativos reportados por Pemex TRI en octubre y en la primera semana de noviembre de este año, confirman que el SNR vuelve a estar deprimido y que la capacidad de las refinerías para ofertar las gasolinas y el diesel que requiere el mercado nacional es insuficiente y escasa.

El nivel de producción de gasolinas en octubre fue 16.5% menor a septiembre, y en la primera semana de noviembre fue 1.47% más bajo comparado con el décimo mes del año.

EL UNIVERSAL publicó el pasado 9 de noviembre que del inicio de julio a mediados de octubre, la oferta nacional de combustibles automotores tuvo una reducción de 37.5%, equivalente a sacar del mercado 99 mil barriles diarios aproximadamente.

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

 

Compartir

Dejar respuesta