En la Casa de Subastas Gimau, ubicada en Nuevo León, se llevó a cabo la tercera subasta de los más de 200 objetos pertenecientes a Luis Donaldo Colosio Murrieta, quien fue candidato a la presidencia por el PRI en 1993, hasta su asesinato en 1994, y su esposa Diana Laura Riojas.

Entre los preciados objetos destacaba uno, el cual incluso, rompió récord, pues la gente al ver que se trataba de un busto de bronce del expresidente Carlos Salinas de Gortari, entre empujones comenzó a levantar la paleta para poder conseguirlo.

No importaba cuanto subía, todos querían tener aquel busto de 39 centímetros con la base de mármol y firmada por «J. Camacho», tanto, que de los cinco mil pesos en los que fue anunciada la pieza, terminó vendiéndose vía telefónica, a un postor anónimo, en nada más y nada menos que ¡150 mil pesos!, alcanzando 30 veces más a su cotización inicial.

Por otra parte, el director general de Gimau, Guillermo Garza Fernández, indicó que se vendió un 75 por ciento de las piezas ofertadas en las tres subastas, para una venta cercana al millón y medio de pesos, de los cuales un importante porcentaje será destinado al apoyo de mujeres con cáncer que no cuenten con recursos suficientes para continuar su tratamiento.

Con más de 600 artículos ofrecidos al mejor postor, en la tercera subasta se adquirieron corbatas, agendas, fotografías, obras de arte, entre otros lotes.

Guillermo Garza destacó el interés por piezas alusivas a la política mexicana como las esculturas de bronce del Lic. Benito Juárez y el general Plutarco Elías Calles, expresidente del país y fundador del Partido Nacional Revolucionario (PNR), que se vendió en casi 50 mil pesos.

Entre las piezas más esperadas destacan un juego de pasaportes del extinto Colosio Murrieta, que después de una intensa puja fue adquirido en 55 mil pesos, así como la cartera del político sonorense, que incluye tarjetas bancarias diversas, la cual alcanzó un precio de 70 mil pesos, tras ser ofertada inicialmente en poco más de 10 mil pesos.

Parte del menaje del matrimonio Colosio Riojas, incluyó utensilios como vajillas y cubiertos; de estos últimos, dos juegos de plata, que se vendieron en 84 mil y 75 mil pesos.

“Para nosotros fue un gran honor que nos hayan elegido para recabar fondos para las mamás con cáncer, creo que la confianza que nos dan como empresa es enorme. Sólo hay dos casas de subastas en México, nosotros estamos muy enfocadas en la beneficencia, tal vez a eso se deba el que nos hayan distinguido con su confianza”, concluyó con la subasta, Guillermo Garza Fernández.

Esta fue publicada en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta