Tras varios días de búsqueda y la difusión masiva de la fotografía de la ambientalista Irma Galindo Barrios, desaparecida desde el 10 de noviembre pasado, este martes fue localizada con vida y a salvo.

Sin revelar el lugar ni las circunstancias en la que habrían ubicado a su compañera, personas allegadas adelantaron que ella decidió resguardarse por temor a que prosperaran las amenazas por parte de personas allegadas al munícipe y al comisario del municipio de San Esteban Atatlahuca, Oaxaca, Heriberto Nicanor Alvarado Galindo y Crescenciano Sandoval Quiroz, respectivamente.

La activista mixteca de 36 años, alterna su trabajo como gestora cultural y curandera tradicional, con la defensa de la zona arbolada de Atatlahuca, en la región Mixteca de Oaxaca.

En más de una ocasión ha expresado su preocupación por la operación de aserraderos que sin aparente control, con permisos federales y la anuencia de las autoridades locales, originan la deforestación.

La preocupación de Irma por los recursos forestales de su localidad le hizo ganar muchas simpatías de los habitantes del municipio y sus alrededores, por lo que fue electa como regidora suplente de Cultura, pero fue destituida sin causa aparente, aunque ella presume que obedeció a su trabajo a favor del bosque.

La búsqueda de Irma Galindo Barrios, habitante de la comunidad de Buena Vista Totoy, movilizó a organizaciones ambientalistas, defensoras de los derechos humanos y colectivos feministas a emprender una acción urgente para demandar su aparición inmediata.

Por su lado, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca se desplazó a Atatlahuca a entrevistarse con los familiares de Galindo, así como los servidores públicos del Ayuntamiento para allegarse de información que hiciera posible la localización con vida de la activista.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta