Una jueza federal de Estados Unidos aprobó un fallo este martes sobre la medida parcial para negar asilo, en que no se aplica para aquellos que se presentaron en un punto oficial de ingreso antes del 16 de julio su solicitud, algo que podría impactar favorablemente a miles de migrantes.

Es decir, las personas que esperan en la frontera con México el resultado de su petición de asilo ingresada antes de mediados de julio no serán sujetos a los límites impuestos por el presidente Donald Trump, sobre un «tercer país».

Así lo determinó este martes la jueza federal con sede en California Cynthia Bashant, que bloqueó de esta manera la intención del gobierno de hacer retroactiva la exigencia de acudir antes a un «tercer país seguro», como México, a los solicitantes de asilo en la frontera.

La decisión de la magistrada Bashant impide «negar categóricamente» asilo a aquellos solicitantes que deberían haber sido procesados hace meses y que no cumplen con la norma del «tercer país seguro», resaltaron abogados de organizaciones pro-migrantes.

El gobierno de Trump señaló en julio que negaría asilo a todo aquel que atravesara otro país sin interponer primero una solicitud en dicho territorio. La norma quedó suspendida hasta que la Corte Suprema decidió en septiembre pasado que podría aplicarse mientras se resuelven las impugnaciones.

La jueza Bashant se decantó a favor de grupos activistas que aseguraron que el gobierno de Trump empleó tácticas engañosas e inmorales al decirles a los migrantes que se presentaron, antes de que se impusiera la medida, que debían aguardar en un punto oficial de ingreso hasta que hubiera espacio suficientepara procesarlos.

Los defensores de los migrantes habían advertido que la retroactividad afectaba a miles de solicitantes que llevaban más de 4 meses esperando presentar su petición de asilo.

La medida, que entró en vigor al día siguiente de ser anunciada, también podía ser aplicada a migrantes que esperaban en la frontera antes de esa fecha, lo que llevó a las organizaciones Al Otro Lado, Southern Poverty Law Center (SPLC), Center for Constitutional Rights, y American Immigration Council a presentar una acción legal.

«La orden de hoy protegerá las vidas de los solicitantes de asilo que se vieron obligados a soportar dificultades extremas mientras esperaban en ciudades fronterizas peligrosas durante meses su oportunidad de solicitar asilo en Estados Unidos», dijo en un comunicado Erika Pinheiro, abogada de Al Otro Lado.

Melissa Crow, abogada supervisora del Proyecto de Justicia de Inmigrantes de SPLC, advirtió que «si bien aún queda un largo camino por recorrer, el fallo es importante para los miles de solicitantes de asilo que siguieron las ‘reglas’ y esperaron su turno».

«Estas personas vulnerables, muchas de las cuales esperaron meses para solicitar asilo, simplemente desean tener la oportunidad de que se escuchen los méritos de sus casos», agregó Crow.

Los defensores de los migrantes recomendaron a todos aquellos solicitantes de asilo que llegaron a los puertos fronterizos estadounidenses antes del 16 de julio y se anotaron en la lista guardar las pruebas que demuestran que hicieron la petición antes de esa fecha.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta