Amnistía Internacional México pidió la intervención de las autoridades federales para la búsqueda «efectiva» de la defensora del medio ambiente, Irma Galindo, quien está desaparecida desde el domingo 10 de noviembre.

Mientras que la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos exigió al gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, que informe públicamente sobre su paradero y su licalización con vida.

Además, solicitaron a la Fiscalía General del Estado (FGE) iniciar con las investigaciones correspondientes para dar con su paradero «a efecto de evitar daños irreparables a su vida y seguridad».

Diversas organizaciones no gubernamentales de derechos humanos y de defensa del medio ambiente se han sumado a la petición.

Irma Galindo realizaba trabajo comunitario y había recibido amenazas de parte de talamontes. La última vez que se le vio fue la madrugada del 10 de noviembre en su domicilio, ubicado en la comunidad de San Esteban Atatlahuca, Oaxaca.

Compañeros de la activista aseguraron que el lugar en el que fue vista por última ocasion es «una zona de presencia de grupos paramilitares y del narco».

La describieron como una mujer «defensora del bosque» y como una curandera tradicional y artesana. Trabajaba en un proyecto de rescate y preservación de su cultura incluyendo su lengua materna, mixteco, y además su labor incluía el rescate de danzas prehispánicas.

«Había un aserradero que estaba destruyendo el bosque de su pueblo, pero que tenía permisos federales y la anuencia de las autoridades locales y algunos caciques», acusaron.

La activista había recibido amenazas y agresiones, por lo que aseveraron que «la vida de la compañera corre peligro», y pidieron ayuda de las autoridades correspondientes.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta