Bastaron solo 10 minutos para que México perdiera la oportunidad de volver a hacer historia en un Mundial Sub 17, pues luego de tener la ventaja por la mínima diferencia, dos desatenciones en zona defensiva le permitieron a Brasil coronarse como campeones en el Estadio Bezerrão ante su afición y así alcanzar el cuarto título de su historia en la Copa del Mundo de esta categoría.

El trámite del partido había sido parejo, con oportunidades más claras para Brasil, sin embargo, se fueron al descanso igualados sin goles. Ya en el segundo tiempo, fue Bryan González quién inauguró el marcador a favor de México para tomar la ventaja en el encuentro, gracias a un remate de cabeza dentro del área tras un centro de Eugenio Pizzuto.

La polémica llegó al minuto 80, luego de que el árbitro letón Andris Treimanis acudiera al VAR pare revisar una falta en el área de México, misma que sancionó como penal y que convirtió el goleador del torneo, Kaio Jorge, para igualar el partido.

El Tri perdió confianza y apostó por los penales, pues comenzaron con los pelotazos y a perder la posesión del balón; y ya en tiempo de compensación, el brasileño Lazaro sentenció el partido con el gol que significó el título para los sudamericanos.

Con el subcampeonato, el Tri Sub 17 quedó con saldo de dos títulos en el Mundial de la categoría y dos segundos lugares.

Esta nota fue publicada en La Opinión

Compartir

Dejar respuesta