El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón “le ganó otro round” al Congreso del estado después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) le reiteró al legislativo la prohibición de sancionar al mandatario estatal.

El Bronco y el secretario General de Gobierno, Manuel González tienen pendiente un proceso sancionador en el Congreso estatal por el uso de empleados de gobierno para la recolección de firmas para avalar su candidatura independiente.

La Sala Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ordenó la sanción en contra del ejecutivo estatal, así como se secretario de Gobierno.

La suspensión de amparo le fue concedida al Bronco por el ministro de la Suprema Corte, Juan Luis González Alcántara; en tanto, el ahora ex ministro Eduardo Medina Mora hizo lo mismo unas horas antes de presentar su renuncia, el pasado 3 de octubre.

El pasado 10 de octubre, el mandatario de Nuevo León amplió la controversia que presentó contra el Congreso estatal.

Aunque no se le podrá aplicar una sanción a Rodríguez Calderón eso no frenar el curso del proceso en su contra.

El Congreso tiene la facultad de hacer una nueva reclamación.

Los hechos se desprenden de cuando el gobernador del estado buscó la candidatura independiente a la Presidencia de la República y para eso echo mano de 571 empleados de gobierno para que recabaran las firmas para avalar sus aspiraciones.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta