Niñas, niños y adolescentes de la Ciudad de México podrían tener la posibilidad de modificar sus actas de nacimiento para reasignar el nombre y el sexo con sólo expresarlo como su voluntad y acudir en compañía de un adulto, que no necesariamente debe ser su tutor.

Esto luego de que los integrantes de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia aprobaron el dictamen con 12 votos en favor y dos en contra; también lo aprobó la Comisión de Igualdad de Género del Congreso de la Ciudad de México con siete votos en favor y uno en contra.

De acuerdo con la encargada de leer la propuesta, la diputada Paula Soto, de Morena, niñas, niños y adolescentes podrían ser acompañados de quien ejerza la patria potestad, tutela o en su caso que se designe a alguien de confianza, de preferencia familiar, como persona representante para ese procedimiento.

«Otorgando así la posibilidad a las niñas, niños y personas adolescentes de acudir ante un procedimiento administrativo rápido y eficaz que no les imponga la carga de la prueba sobre la identidad con la cual se asumen, y de acuerdo con la cual tienen derecho a vivir, pero sobre todo que no implique un proceso judicial revictimizante”.

El debate se prolongó más de dos horas con 40 minutos por las discusiones de diputados de Morena y del Partido Acción Nacional (PAN), y las posturas intermedias y abstenciones de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Revolucionario Institucional (PRI).

El diputado Jorge Gaviño, del PRD, destacó que su bancada analizará el tema a profundidad “en el sentido de diferenciar perfectamente lo que es el niño y lo que es el adolescente, pues no pueden tener los mismos derechos y obligaciones”.

En ese mismo tenor se pronunció el diputado Guillermo Lerdo de Tejada, del PRI, quien destacó que desconoce si un niño de cinco años puede tener el criterio suficiente para tomar la determinación de cambiar su nombre y su género en el acta de nacimiento.

«Honestamente sigo sin poder definir cuál es el sentido de mi voto por una sencilla razón, no tengo claro si todas las edades las podemos meter juntas al mismo caso”, explicó.

A su vez, el diputado Christian Von Roehrich, del PAN, señaló que el dictamen sobre Infancias Trans es violatorio a la legislación federal vigente, mientras su compañera América Rangel recalcó que la iniciativa, lejos de encontrar el bien común, es un intento más de la izquierda para imponer la dictadura de una ideología de género.

«Es verdaderamente increíble que propongan que un menor pueda cambiar de género, así como así», recalcó la legisladora del PAN.

En respuesta, el diputado proponente Temístocles Villanueva, de Morena, expresó: “No es intolerante ni homofóbica, con todo el respeto que merece tengo que decirle que no, usted no es intolerante ni homofóbica, usted es ignorante y transfóbica, porque la homofobia aplica a personas como yo, a personas homosexuales, la transfobia es la que usted recientemente ha mostrado”.

Agregó que se trata de reconocer el derecho a la libre determinación de identidad y expresión de género porque el Estado no debe de asignar o negar dicha identidad, “y segundo las niñas, niños y adolescentes no son objeto de protección, sino personas sujetas de derechos”.

El dictamen que se aprobó este jueves se discutirá en el pleno del Congreso de la Ciudad de México.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta