El Partido Acción Nacional (PAN) denunció ante la Organización de Estados Americanos (OEA) el proceso de elección de Rosario Piedra como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, al entregar una carta en donde sostiene que hubo fraude e irregularidades en su etapa final y Morena secuestró a ese organismo.

En la carta entregada al secretario general, Luis Almagro, y suscrita por los coordinadores en el Congreso, Mauricio Kuri y Juan Carlos Romero Hicks, así como el dirigente Marko Cortés, se señala que preocupa que Morena permita irregularidades de este tipo en la elección de una figura transcendental para la vida democrática de México “y que lo haga para beneficiar a una persona que es cercana al presidente de la República, militante de su partido y que fue candidata a diputada federal en el proceso electoral de 2018”.

A decir del PAN, la cerrazón a reponer el procedimiento pone en riesgo la credibilidad y la autonomía de la institución encargada de velar por los derechos humanos de los mexicanos y defenderlos.

La senadora Kenia López dijo que se entregó el escrito y faltan todavía los amparos que se deberán interponer contra la decisión de Morena, de tomarle protesta a Piedra “en un proceso totalmente irregular en esta última etapa”.

En la misiva entregada ayer en Washington por Mariana Gómez, secretaria de Asuntos Internacionales del PAN, se señala que hubo fraude en el proceso de sucesión en la CNDH, pues la Constitución establece que su titular debe ser electo por una mayoría de cuando menos dos terceras partes de los senadores presentes, sin embargo, el pasado jueves 7 de noviembre Rosario Piedra contó con sólo 76 votos de 116 legisladores presentes en el pleno, por lo que no cumple con la mayoría calificada requerida.

​“A la hora del conteo de votos, dos de ellos desaparecieron, a fin de que entonces sí pudieran alcanzarse las dos terceras partes de la votación”, se quejó Acción Nacional.

En la carta firmada por la misma Gómez del Campo se menciona que es preocupante que el grupo mayoritario en el Senado permita irregularidades de este tipo en la elección de una figura trascendental para la vida democrática de México

“Es por ello que enviamos esta misiva para externarle nuestra más profunda preocupación por el secuestro de una institución tan importante como la CNDH y la repercusión de este hecho en la promoción, protección y defensa de los derechos humanos en México”.

Gómez del Campo dijo que además se tocaron otros temas con Almagro, como la intención del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de intervenir en el funcionamiento de la Suprema Corte y desmantelar instituciones como el Instituto Nacional Electoral, “entonces fue una visita muy productiva para exponer temas de mucha preocupación en México”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta