Luego de enfrentar al dengue por varias semanas en su natal capital tapatía, que finalmente derivó en una cruenta neumonía adquirida intrahospitalariamente, falleció a los 90 años de edad, el exgobernador de Jalisco, Guillermo Cosío Vidaurri, quien en los años ochenta fungiera como secretario General del entonces Departamento del Distrito Federal y el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Considerado como el último mandatario de la otrora poderosa nomenclatura tricolor en esta entidad, que interrumpiera su gestión como titular del Poder Ejecutivo a la mitad de su administración (1 de marzo de 1989 al 30 de abril de 1992), obligado por el entonces jefe de Gabinete de la administración salinista, José Córdoba Montoya, por la crisis política generada con las explosiones de 17 kilómetros de drenaje (cargado de hidrocarburo de Pemex) en el Sector Reforma el pasado 22 de abril de 1992, Guillermo Cosío gozó de cabal salud a lo largo de su vida hasta hace algunas semanas en que resultó afectado por el virus contagiado por Aedes Aegyptis.

Fue un paro respiratorio lo que terminó con una extensa trayectoria dedicada en pleno a la política, ejerciendo o no cargo público alguno, tanto en la Ciudad de México, como en la capital jalisciense; sirvió como presidente municipal de Guadalajara en los años de 1971 a 1973; posteriormente fue promovido a una diputación federal de 1976 a 1979. Poco después, fue designado secretario General del Comité Ejecutivo Nacional del PRI en el año de 1981.

Cosío Vidaurri incluso llegó a ser el titular del Sistema de Transporte Colectivo Metro y del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, instancias dependientes del entonces Departamento del Distrito Federal, que en esa época era encabezado por Ramón Aguirre Velázquez, estrechamente cercano al entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado.

Le sobreviven sus hijos Guillermo, Salvador e Idolina Cosío Gaona, quienes han recibido a lo largo del miércoles innumerables condolencias de la comunidad política, social y empresarial que este jueves se reunirá en el Ex-Recinto Legislativo del Palacio de Gobierno, para rendirle un homenaje de cuerpo presente, como así se afirma ocurrirá en la sede del PRI en Jalisco, para luego ser inhumado en un panteón del Poniente de la ciudad.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta