Entre las características positivas destaca el hecho de ser muy moderados con sus exigencias en el amor, además son fieles y poco envidiosos.

En el ámbito sexual también pueden ser muy comprensivos.

De acuerdo con el estudio, 20 por ciento de los alemanes no creen necesario tener sexo cada semana; y para el 28 por ciento es suficiente hacerlo una vez a la semana.

IMAGEN: Unsplash

Estos resultados fueron comparados con los de otros países y la conclusión a la que llegaron los expertos es que lo que dan, esperan.

Por lo tanto, cuando se habla de fidelidad, también son mucho más exigentes.

Para el 42 por ciento de quienes participaron en el estudio una infidelidad es un acto imperdonable.

No se diga más.  Alemania, allá voy.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta