El conductor Jaime Bayly, en la última edición de su programa en Miami (Estados Unidos), buceó en la crisis social que se desató en Bolivia para dar su veredicto. Apuntó, sobre todo, a la repentina renuncia de Evo Moralesque, según la puntiaguda percepción del periodista peruano, estuvo vinculado con el Cártel de Sinaloa y el ‘Chapo’ Guzmán.

Bayly, uno de los más lúcidos críticos del Socialismo del Siglo XXI inaugurado por Fidel Castro y Hugo Chávez, señaló que lo ocurrido el pasado domingo representó “un fracaso del ajedrez chavista en América Latina” y “un triunfo libertario a favor de la democracia”. “Evo ha sido dictador casi 14 años en Bolivia”, remarcó el conductor y dijo que “se queja de que la población indignada de sus abusos y tropelías se haya tomado la justicia en sus propias manos”.

Además, puso de relieve cómo fue la estampida de todo el gobierno boliviano conducido por Morales. “Todos renunciaron. Renunciaron porque se morían de miedo. Fue una desbandada. Entonces ello, representantes de un político tramposo que ya se había hecho reelegir fraudulentamente dos veces, se escondieron”, dijo.

Tras la dimisión del líder indígena Evo Morales, quien falló en su intento por reelegirse por tercera vez y así encabezar un cuarto mandato consecutivo, fue calificado por Jaime Bayly como “un fracaso del ajedrez chavista en América Latina” y “un triunfo libertario a favor de la democracia”.

El conductor, además, enfatizó en la supuesta coalición en la región de Chapare (México) entre Evo Morales y el Cártel de Sinaloa, célula criminal dedicada al narcotráfico y que fue liderada por el ‘Chapo’ Guzmán, quien actualmente purga condena perpetua en Estados Unidos.

“Él (Evo Morales) presidía las seis federaciones cocaleras. El sembradío de coca se ha multiplicado por diez y luego por 15 desde que asumió en el poder en 2006. Él legalizó que se expandiera el cultivo de coca en el Chapare”, dijo el periodista peruano, quien aseguró que él le daría “asilo carcelario” por que el líder indígena es “socio del ‘Chapo’ Guzmán”.

Según Bayly, todo fue una estrategia de “victimización”. “El hecho de que fuera o no indígena es irrelevante, lo que hay que señalar es su conducta. Y su conducta fue deplorable”, dijo y sentenció anunciando que “la extrema pobreza que más ha reducido es la suya”.

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta