CIUDAD DE MÉXICO

El expresidente Evo Morales llamó el miércoles a los distintos actores bolivianos a participar en un diálogo nacional, acompañado por países “amigos” y organismos internacionales.

Desde Ciudad de México, donde llegó la víspera como asilado político, Morales también llamó a la policía y a las fuerzas armadas a no reprimir a la gente. “No se manchen con la sangre del pueblo”.

En rueda de prensa, acusó a la Organización de Estados Americanos (OEA) de servir más a los intereses de Estados Unidos que de los pueblos latinoamericanos y dijo que su misión de observación electoral en Bolivia asumió posiciones políticas y no legales.

Aseguró que nunca pidió a ninguna institución de su país cometer irregularidades durante el proceso electoral y que incluso él mismo se dijo dispuesto a realizar nuevas elecciones.

Morales renunció el domingo a la presidencia de Bolivia tras presiones de las fuerzas armadas y diversas protestas de la oposición ante unos comicios presidenciales del 20 de octubre que calificaron de fraudulentos. El martes, la segunda vicepresidenta del Senado se proclamó presidenta interina del país.

La OEA señaló que su misión encontró irregularidades en las elecciones presidenciales, para las cuales Morales se declaró inicialmente ganador.

Esta nota originalmente se publicó en El Imparcial de Sonora

 

Compartir

Dejar respuesta