Rosario Piedra Ibarra rindió protesta como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en medio de golpes, jaloneos, protestas, descalificaciones y señalamientos de fraude.

Morena, con los votos del PVEM y del PRI, echó abajo la propuesta del coordinador Ricardo Monreal, de repetir el proceso, a fin de aclarar las presuntas anomalías que la bancada del PAN acusó, al señalar que se habían robado dos sufragios de los 116 que se emitieron, y no 114 que suma la Mesa Directiva en la sesión del pasado jueves 7 de noviembre.

Los panistas imputaron  que debido a que a Monreal Ávila no le alcanzaron los votos para poder repetir la elección, es que presentó esta propuesta y consiguió con las presiones desde la Unida de Inteligencia Financiera (UIF) obtener el respaldo de los senadores de oposición.

«(Ricardo Monreal) tuo que retractarse porque en la mañana pensaba que tenía los votos, pero en el transcurso del día se dio cuenta de que no, porque nunca los tuvo, porque se los robaron, así es que lo de cerdos, cochinos, marranos, les queda perfectamente. Basta que la UIF saque un comunicado, así es como se están conduciendo, dejen de usar a la UIF para sacar los votos que no consiguen inteligentemente», expresó Xochitl Gálvez.

La senadora panista también reclamó a Monreal Ávila haber espiado su número de celular y el de su coordinador Mauricio Kuri: «¡Que poca madre que intervinieron a mi coordinador y a su servidora publicando un chat falso, es es poca madre!».

Esto en respuesta a que el zacatecano se quejó de que se haya distribuido un video en el que supuestamente había votado dos veces, «¡Que poca madre, que poca vergüenza!», y añadió que todo era parte de prácticas «facistoides».

Durante la toma de protesta, el senador Salomón Jara (Morena) y el panista Gustavo Madero se jalonearon en tribuna, mientras que las morenitas Citlali Hernández y Martha Guerrero detuvieron a Madero Muñoz y lo tiraron al piso.

Las senadoras del PAN pedían no tocar a Madero Muñoz: «No lo toquen, no lo toquen», se escuchaba a Kenia López.

Eduardo Ramírez (Morena) presionó a la presidenta Mónica Fernández para tomar la protesta a Piedra Ibarra: «Presidenta, tómale la protesta, presidenta».

Fernandez Balboa leía el protocolo lo más rápido posible: «¡Sí, protesto!», exclamó la hija de la activista Rosario Ibarra de Piedra.

Desde su escaño, el coordinador Monreal Ávila, a carcajadas, acompañado de Cristobal Arias y del expansiva Germán Martínez, festejaban la toma de protesta, a la par que la senadora Gina Cruz (PAN) y Griselda Valencia (Morena) intercambiaban golpes y jaloneos, debajo de la tribuna.

La panista y presidenta de la comisión de Derechos Humanos, Kenia López, pidió a la Mesa Directiva resguardar el material de la elección del 7 de noviembre, pues acudirán al Poder Judicial, y harán uso de él.

«Me permito solicitarle, presidenta, que instruya a la secretaria se guarde el material electoral, llámese boleta y actas, porque vamos a ocuparlo como prueba», preciso.

La senadora Claudia Anaya (PRI), se sumó a la petición pues dijo que su bancada acompañará el procedimiento judicial debido a que nunca se cumplió con la Constitución al no sumar las dos terceras partes para que Rosario Piedra fuera la nueva presidenta de la CNDH.

«Le hago un exhorto a Rosario Piedra para que siga los pasos de su madre, que tenga dignidad y no tome protesta hasta que se resuelva jurídicamente, hay una ilegalidad. Desde nuestro punto de vista no podemos manchar el nombre del Senado de la CNDH, esto lo vamos a resolver en el Poder Judicial», aseveró.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

 

Compartir

Dejar respuesta