La luz artificial LED azul que utilizan dispositivos como celulares, computadoras o lámparas, podría acelerar el envejecimiento de acuerdo con un estudio de la Universidad Estatal de Oregón, en Estado Unidos.

Jaga Giebultowicz, coautora del trabajo e investigadora de la Facultad de Ciencias de esa casa de estudios, recomendó a las personas no usar dichos aparatos por mucho tiempo en la oscuridad, activar el «modo nocturno» que traen la mayoría de los dispositivos, y utilizar anteojos con lentes de color ámbar para filtrar la luz azul.

La investigadora, quien estudia los relojes biológicos, descubrió que la luz acelera el envejecimiento, lo que se obtuvo al someter a moscas a luz LED por 12 horas diarias.

De acuerdo con el estudio, las moscas que fueron dispuestas a ciclos diarios de 12 horas a la luz y 12 horas a la oscuridad tuvieron vidas más cortas en comparación con las mantenidas en la oscuridad total o aquellas que estuvieron en la luz con las longitudes de ondas azules filtradas.

Además, las moscas expuestas a la luz mostraron daños en las células de retina, las neuronas cerebrales y tuvieron una alteración de la locomoción, es decir, en su capacidad para escalar paredes, lo que es un comportamiento común.

Mediante una publicación de la universidad, Giebultowicz señaló que las personas están sujetos a cantidades crecientes de luz en el espectro azul, no obstante, la iluminación LED, en la mayoría de los países desarrollados, no se ha utilizado lo suficiente como para conocer sus efectos a lo largo de la vida humana.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta