Las Fuerzas Armadas de Bolivia anunciaron que actuarán de forma conjunta con la policía para frenar la violencia en el país, tras la solicitud del jefe de seguridad en La Paz, José Barrenechea, de intervenir para frenar la violencia generada en la capital por la renuncia del presidente Evo Morales, pues su capacidad operativa fue superada tras registrarse nuevos enfrentamientos en las calles.

«El mando militar de las Fuerzas Armadas ha dispuesto que se ejecuten operaciones conjuntas con la policía para evitar sangre y luto en la familia boliviana», dijo el jefe de las fuerzas armadas Willaims Kaliman en una declaración televisada.

«Al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas (le pido) que intervenga: mi general Williams Kaliman, le solicito que intervenga, porque ya la policía boliviana ha sido rebasada», afirmó previamente Barrenechea.

Un mando policial declaró horas antes a los medios en La Paz que no están dispuestos a tener que llevarse «muertos al hombro», al verse rebasados ante grupos violentos con armas de fuego e «intención de matar»

La policía en La Paz pidió a elementos de las fuerzas armadas en tomar la seguridad en las calles. (Reuters)

La policía sufrió este lunes la quema y saqueo de pequeños cuarteles en algunas ciudades del país, mientras una columna de centenares de partidarios de Morales marchaba hacia La Paz desde la vecina ciudad de El Alto.

El gobierno de México aceptó el asilo político del ex mandatario, a través del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, tras haber presentado su renuncia después de haber sido presionado por las Fuerzas Armadas para dejar del cargo. Se espera que un avión de la Fuerza Aérea Mexicana acuda para trasladarlo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta