Una de las labores desarrolladas por la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para recuperar el patrimonio cultural dañado por los sismos de septiembre de 2017, es la atención de bienes muebles y muebles por destino: elementos sagrados de suma importancia para las comunidades afectadas, ya que además de su significado religioso, son de relevancia social.

Bajo esta premisa, especialistas del Centro INAH Oaxaca, a través del Programa de Atención a Sismos (PAS), concluyeron la restauración del retablo de la Virgen del Rosario, así como de la pintura de caballete titulada La muerte de la Virgen y de una escultura con la misma advocación; piezas del Templo de San Andrés Lagunas, ubicado en el distrito de Teposcolula, al norte del estado, las cuales tuvieron daños considerables debido al movimiento sísmico del 7 de septiembre.

El retablo fue creado en el siglo XVIII, es lateral, de estilo barroco y de autor anónimo; cuenta con 5.61 metros de alto por 3.30 de ancho y está constituido principalmente por madera con fina talla, decorada con hoja de oro; se une al muro a través de tensores de madera empotrados.

Debido a la fuerza sísmica, las trascolumnas del retablo se desplazaron y hubo separación de los ensambles, situaciones que ponían en riesgo su estabilidad estructural.

Para atender los daños, primero se procedió a realizar la limpieza superficial en seco, a fin de eliminar los materiales ajenos, depositados en la superficie de la pieza a raíz del sismo; esto se hizo con aspiradora y brochas de pelo suave, por el anverso, para evitar la abrasión de la policromía. La madera que no está dorada se limpió, por ambas caras, mecánicamente con bisturí, eliminando la suciedad acumulada y también se le realizó limpieza fisicoquímica.

Posteriormente se hizo el ajuste de los ensambles, molduras, remate y elementos decorativos, mediante la colocación de refuerzos con listones de madera y respetando la técnica con la que fue construido el retablo. Se buscó evitar que los elementos se desajustaran, empleando prensas con espuma de polietileno, que también sirvieron para prevenir daños o marcas sobre la madera y la policromía.

Asimismo, se desmontaron dos marcos del segundo cuerpo del retablo para restituir algunas piezas frágiles que provocaron debilidad en la estructura, la cual a su vez, con la fuerza sísmica, fracturó las piezas; finalmente, los marcos fueron colocados en su sitio.

La pintura de caballete La muerte de la Virgen, también conocida como Dormición de la Virgen, obra del siglo XVIII, cayó por la fuerza del movimiento telúrico, rompiéndose su bastidor y parte de la tela.

Para restaurarla, los especialistas decidieron reemplazar el bastidor porque su daño ocasionaba falta de tensión y deformaba el plano del soporte textil; el deterioro era tal, que se decidió realizar un reentelado mediante la colocación de un lienzo que reforzara el antiguo.

Tras elegir la nueva tela, se verificó que la trama y urdimbre coincidieran con la original. Luego de la preparación del lienzo a restaurar, el proceso de tensión se realizó dos veces y, tras la aplicación de resina, se procedió al reentelado; por último, se sujetó al bastidor definitivo.

Un ligero tono amarillamiento del barniz y la acumulación superficial de polvo, dificultaban la percepción de la paleta cromática y volúmenes, por ello se procedió a limpiar la obra por el anverso, mediante el uso de brocha de pelo suave y aspiradora para el marco; en tanto, la capa pictórica fue objeto de una limpieza en húmedo y posteriormente se le aplicó un velado.

Ya restaurada, la pintura fue reubicada en su lugar original, en el segundo nivel del retablo, dedicado a la Virgen del Rosario, representada por una escultura barroca de principios del siglo XVII hecha de madera policromada y estofada, la cual también fue restaurada debido a una fractura en un brazo y una mano, elementos que fueron unidos siguiendo la técnica original con la que fue elaborada la pieza.

Boletín del Instituto Nacional de Antropología e Historia

 

Compartir

Dejar respuesta