El próximo lunes 11 de noviembre, a partir de las 6:39 hasta las 12:07 horas (hora del centro de México), una parte del planeta podrá ser testigo del paso del planeta Mercurio frente al Sol.

El fenómeno astronómico —denominado como tránsito— solo se presenta en los planetas interiores respecto a la Tierra. Así que Mercurio y Venus son objetos que pueden presentar un tránsito con la salvedad de algún cuerpo menor como un asteroide.

Mercurio produce un tránsito en ciclos de 13, 7, 10 y 3 años, lo que los hace más frecuentes que el planeta Venus, que presenta solo un par de tránsitos, repartidos en 243 años.

Pese a que el planeta empezará a entrar al disco solar a partir de las 6:39 horas; debido a la posición geográfica de la Ciudad de México, el Sol será visible a partir de las 6:44 horas.

Observar el tránsito de Mercurio implica ver directamente al Sol, por lo que se trata de una actividad peligrosa. Es necesario utilizar filtros solares especializados que se pueden encontrar en tiendas especializadas en astronomía.

No se recomienda improvisar filtros solares, con radiografías o papel de envoltura de regalo, ya que estas no filtran la radiación que dañan y queman la retina del ojo, y pueden producir ceguera parcial o total.

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

Compartir

Dejar respuesta