Miguel Herrera, técnico del América, negó haber recibido una llamada de su patrón, Emilio Azcárraga dándole un ultimátum por su conducta en el banquillo y aseguró que todo se trata de un chisme de los medios.

“Es un chisme de los medios porque yo no recibí ninguna llamada de nadie, ni siquiera de Santiago Baños (presidente deportivo). La vez pasada hubo una sanción, pero en esta ocasión no hubo nada“, detalló el ‘piojo’.

“Tengo seis meses más de contrato y yo no puedo asegurar mi continuidad, ellos (los directivos) son los que deciden la continuidad de un técnico y son los encargados de juzgar los resultados que entregaste“, dijo el timonel al final del entrenamiento matutino de las Águilas sobre el rumor que lo pone fuera del América al terminar el torneo por sus indisciplinas.

América jugará su último partido del Apertura este viernes en su visita a los Tiburones del Veracruz, colista de la competencia. En la fecha 19 del certamen a las Águilas les tocará descansar.

Esta nota originalmente se publicó en La Opinión

Compartir

Dejar respuesta