GRECIA.

La UNESCO pidió al artista plástico, Stéphane Simon que cubriera las partes íntimas de las estatuas de la serie ‘In Memory of Me’ para ‘no herir la sensibilidad del público’.

La exposición presentada durante la reciente jornada del patrimonio nacional en París, exhibía esculturas -totalmente desnudas- muy al estilo clásico con los brazos y manos en posición de tomar selfies.

Debido a que el concepto de la colección es una reflexión sobre la toma excesiva de selfies y la posición que adoptamos para autofotografiarnos. No había absolutamente nada provocador en ello, aún así, a la UNESCO le pareció inadecuado y le exigió que les colocara tangas.

Evidentemente, el artista no lo tomó para nada bien. Durante una entrevista para CNN, Stephane señaló que ‘la ropa era asquerosa’ y que la experiencia lo ‘humilló’.

“Me sentí avergonzado, tan profundamente triste de ver que todos estos años de trabajo e investigación estaban rotos. Durante dos días los visitantes se reunieron para preguntarme: ¿Pero por qué hiciste eso?’ Pero no fue mi elección”.

“Debería haber pasado dos días explicando el vínculo fascinante entre la toma de selfies y la historia del griego clásico”, agregó Simone.

Desafortunadamente lo único que le quedó al artista fue esperar que no se hiciera eco de la noticia, pero demasiado tarde, pues las fotografías del absurdo evento dieron la vuelta al mundo.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta