TUXTEPEC, OAX.- Con el accidente automovilístico ocurrido en los primeros minutos del domingo 3 de noviembre, en San Felipe Usila, quedó al descubierto que los servidores públicos de la nación utilizan los vehículos oficiales no para trabajar, sino para embriagarse.

La Policía Municipal de aquel municipio tomó conocimiento que a las 00:30 de la madrugada del domingo, una camioneta del gobierno federal adscrita a la Coordinación Regional de los Programas Sociales, tripulada presuntamente por Guadalupe Ángel Mendoza, chocó contra la fachada de la Farmacia “del Sol”.

Según testigos, la infractora, de quién mencionan iba en estado de ebriedad, viajaba en compañía de tres personas más, quienes al momento del accidente huyeron y dejaron el vehículo abandonado con cervezas en su interior, de lo cual tomó conocimiento la policía.

De acuerdo con los datos, los daños superan los 300 mil pesos por averías al inmueble, además de la pérdida total del vehículo oficial, es decir, propiedad de la nación.

Además, previamente, la funcionaria federal nativa del municipio chinanteco, en su alocada carrera derribó dos postes de Telmex, dejando esa zona sin servicio telefónico a los usuarios.

 

Compartir

Dejar respuesta