El Buen fin está cada vez más cerca, pero tu flujo de efectivo es limitado, comprar a plazos o a crédito puede ser tu mejor opción para aprovechar las ofertas, pero ojo, primero haz bien las cuentas y elige el producto adecuado.

La tienda departamental Coppel sugiere que para aprovechar el fin de semana más barato de año, cuando se trata de crédito o a meses sin intereses, debes elegir un producto duradero, es decir, que sea realmente una necesidad para que te sea útil el tiempo que lo estarás pagando. Pueden ser muebles, equipo de cómputo o electrodomésticos.

«Estos son una excelente inversión, ya que regularmente hay productos que no son tan accesibles, sin embargo con los descuentos, la adquisición valdrá la pena», aconseja.

​La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios (Conducef) advierte que este tipo de promociones, son muy atractivas y convenientes cuando realmente son sin intereses, por lo que deberás cumplir con las fechas de pago.

Pagar de manera mensual a 6, 12, 24 y hasta 48 meses resulta muy cómodo; sin embargo, no olvides tus gastos cotidianos y suma a estos el pago mensual que realizarás para asegurar que podrás pagar ese extra.

«La suma de pequeñas parcialidades puede dar como resultado una muy grande a la hora de pagar. Si derivado de esto, te atrasas en los pagos, acabarás pagando intereses y endeudándote a un plazo mayor que el del esquema original», advierte.

No caigas en problema, la Condusef aconseja lo siguiente:

Analiza tu compra: ¿Realmente lo necesitas? Antes de adquirir un producto hazte esta pregunta. Sé un consumidor inteligente que razona cada compra para no comprometer tus ingresos futuros ¡tu bolsillo te lo agradecerá!

Paga a tiempo. Calcula tu capacidad de pago de manera sencilla; primero, suma de tus ingresos mensuales, y después resta tus gastos, así sabrás cuánto dinero tienes disponible. Considera tu ahorro, otros créditos como el de tu vivienda o auto, así como otros adeudos en tu tarjeta de crédito.

Una vez realizado lo anterior, divide el importe de la compra entre el número de pagos a los que te estás comprometiendo y proyéctalo en tu presupuesto.

Recuerda que si no pagas a tiempo, se te cobrará intereses y el beneficio sería nulo.

No olvides comparar precios: Toma en cuenta que existen precios o promociones distintos en cada establecimiento. Así podrás elegir cuál te conviene.

Compra bienes duraderos. Hazte de artículos cuyos beneficios o vida útil se prolonguen más allá de tu deuda, hay productos que pierden su valor en el corto plazo como ropa, zapatos, juguetes o regalos. Estos productos en este esquema de crédito no te convienen.

Verifica la promoción: Al firmar el voucher de compra cerciórate de que la cantidad que aparece es la correcta y que coincide con la copia que te entrega el comercio, así como las mensualidad sin intereses que determinaste.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta