México y la Unión Europea (UE) se ubican hoy entre los países beneficiados por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que han sido “perjudicados”, reveló la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés).

El organismo dependiente de las Naciones Unidas publicó los resultados de un estudio sobre las repercusiones de los aranceles que de manera recíproca se han impuesto las potencias económicas internacionales, que desencadenaron la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

«La disputa arancelaria entre China y Estados Unidos solo deja perdedores, con otros países recogiendo algunos de los beneficios, pero es probable que la situación se deteriore a menos que los dos gigantes económicos lleguen a un acuerdo”, según el estudio realizados por expertos de la UNCTAD.

El documento, titulado “Comercio y efectos de desviación del comercio de los aranceles de los Estados Unidos sobre China”, muestra que la actual guerra comercial ha provocado una fuerte disminución del comercio bilateral, precios más altos para los consumidores y efectos de desviación del comercio a otros países.

El informe, basado en un análisis de las estadísticas comerciales recientemente publicadas, reveló que de los 35 mil millones dólares perdidos en exportaciones chinas al mercado estadunidense en la primera mitad del año, alrededor de 21 mil millones se desviaron a Taiwán, México y la UE.

«Los 14 mil millones de dólares restantes se perdieron o fueron capturados por los productores estadunidenses”, destacó el reporte publicado en la página web del organismo, en el que ubica a Taiwán con el mayor beneficiado de la guerra, al obtener 4.2 mil millones dólares en exportaciones adicionales a Estados Unidos.

Dichos datos corresponden a la primera mitad del año, principalmente por la venta de más maquinaria de oficina, el sector más afectado por los aranceles estadunidenses impuestos al gigante asiático.

«México también experimentó un importante aumento de las exportaciones, recaudando 3.5 mil millones de dólares adicionales en exportaciones a los Estados Unidos, especialmente en los sectores agroalimentario, el de equipos de transporte y de maquinaria eléctrica”, precisó.

En tanto, la UE ganó en el primer semestre de año, alrededor de 2.7 mil millones en exportaciones adicionales a Estados Unidos, principalmente en maquinarias, mientras que las exportaciones vietnamitas al país norteamericano aumentaron en 2.6 mil millones de dólares, en particular por la venta de equipos de comunicación y muebles.

«Una guerra comercial perder-perder no solo está perjudicando a los principales contendientes, sino que también compromete la estabilidad de la economía global y el crecimiento futuro”, destacó Pamela Coke Hamilton, directora de la división de comercio internacional y productos básicos de la UNCTAD.

En un comunicado, publicado de manera conjunta con el estudio, Coke alertó que, de continuar las tensiones entre las principales potencias comerciales, la estabilidad de la economía mundial se verá “comprometida” y que los empresarios y consumidores norteamericanos pagan el precio más alto.

«Los consumidores estadunidenses están pagando los aranceles (…) en forma de precios más altos”, indicó Alessandro Nicita, economista de la UNCTAD, quien colaboró en el estudio, tras advertir que también otros que pagan son las empresas importadoras estadunidenses.

La agencia de la ONU destacó también que hay evidencias de que los exportadores chinos pueden haber comenzado a asumir parte de los costos de los aranceles al reducir los precios de sus exportaciones para hacer frente a los aranceles impuestos por Estados Unidos.

No obstante, la UNCTAD destaca la resistencia de las empresas chinas, que mantienen el 75.0 por ciento de sus exportaciones a los Estados Unidos, a pesar de los “sustanciales” aranceles impuestos.

Aunque el estudio no examina el impacto de la fase más reciente de la guerra comercial entre China y Estados Unidos advierte que es probable que la escalada haya aumentado durante el verano las pérdidas, aunque no considera el impacto de los aranceles chinos en las importaciones estadounidenses.

Esta nota originalmente se publicó en Noticieros Televisa

Compartir

Dejar respuesta