Las cosas están calientes en Nápoles: los jugadores del Napoli decidieron regresar a sus casas después del partido empatado este martes contra el Salzburgo, en la Champions League, pese a los órdenes del presidente, Aurelio de Laurentiis, que había ordenado hace días que quedaran concentrados debido a sus malos resultados.

El autobús que tenía que llevar a los jugadores al centro deportivo tras el partido de anoche se fue del estadio San Paolo vacío, con los jugadores que decidieron regresar a sus respectivas viviendas, molestos con las peticiones de De Laurentiis, informaron los medios italianos.

El Napoli, que lleva tres partidos ligueros sin ganar y que no pasó del empate en Champions, no ha dado explicaciones oficiales sobre lo ocurrido y se limitó a comunicar que el equipo entrenó normalmente.

Por otro lado, Carlo Ancelotti no acudió a la habitual rueda de prensa posterior al partido europeo, algo obligatorio en competiciones UEFA y que conllevará una multa, y el único en hablar fue el capitán Lorenzo Insigne, lo que abre la puerta a los rumores de que ‘Carletto’ no seguirá al frente del equipo.

Esta nota fue publicada en La Opinión

Compartir

Dejar respuesta