El Grupo Consultivo Regional para las Américas del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB por sus siglas en inglés) externó su preocupación sobre la creciente incidencia y sofisticación de los ataques cibernéticos.

Por lo anterior, discutieron las acciones por parte de los supervisores y las instituciones financieras para fortalecer la resiliencia en la región y enfatizaron la necesidad de coordinación y comunicación.

Derivado de esto, se discutió el trabajo en proceso para desarrollar prácticas de respuesta y de recuperación efectivas ante incidentes cibernéticos, sobre las cuales el Consejo consultará a principios de 2020.

Además, alertó sobre las implicaciones de los activos que utilizan tecnología similar a los activos virtuales pero cuyo valor está vinculado a otro subyacente (stablecoins) para la estabilidad financiera.

En un comunicado, los miembros del grupo acordaron que los proyectos relacionados con estos activos, particularmente aquellos que pudieran tener alcance y magnitud globales, deben cumplir con los más altos estándares regulatorios y estar sujetos a una vigilancia y supervisión prudenciales apropiados.

También manifestaron su interés por los resultados esperados del proyecto del Consejo para hacer un balance de los marcos de supervisión y regulación existentes y de las nuevas prácticas y adoptar una postura con relación a las posibles respuestas de política multilaterales, en caso de que estas sean necesarias.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta