En su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, no tuvo ninguna responsabilidad por el operativo en Culiacán para detener a Ovidio Guzmán López, hijo de “El Chapo”.

El mandatario aseguró que el operativo implementado el pasado 17 de octubre en Culiacán fue responsabilidad del Gobierno federal, no del local.

«En el caso del gobernador no tiene él responsabilidad. Esto fue una decisión y un operativo del Gobierno federal, de manera particular de la Secretaría de la Defensa. No tiene ninguna responsabilidad, para poner las cosas en su lugar”, reiteró López Obrador.

Al afirmar que Sinaloa y Culiacán «ya volvieron a la normalidad» después de la crisis de seguridad que se vivió el pasado jueves luego de la fallida retención y después liberación del hijo del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, el presidente de México descartó que «le hayan puesto un cuatro o que el enemigo esté en casa».

Dijo que el presunto narcotraficante Ovidio Guzmán López será detenido, siempre y cuando no se pongan en riesgo vidas inocentes y a la población civil.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta