Fuertes disturbios estallaron durante la noche de este martes en cercanías del Tribunal Electoral de Bolivia (TSE), ante el fin del cómputo de las elecciones presidenciales que ha sido polémico en poner al presidente Evo Morales a un paso de evitar una segunda vuelta ante el opositor Carlos Mesa, quien ya aseguró que desconoce los resultados y acusó de fraude electoral.

El candidato opositor y ex presidente de Bolivia, Carlos Mesa, está en medio de las protestas en La Paz por los resultados Electorales. (EFE)

Centenares de opositores a Morales chocaron con la policía en una plaza del centro de La Paz, donde el organismo electoral tiene sus oficinas. Los manifestantes lanzaron piedras y palos y los uniformados respondieron con gases lacrimógenos.

El vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio Costas, dimitió en medio de fuertes críticas al trabajo del organismo por la paralización de un conteo preliminar el domingo que dio lugar a críticas sobre la transparencia en el escrutinio de votos.

Con los resultados actuales, el presidente Evo Morales evitaría la segunda vuelta frente a su opositor Carlos Mesa. (AFP)

La renuncia fue motivada por «la desatinada decisión de la sala del Tribunal Supremo Electoral de suspender la publicación de los resultados del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares Electorales (TREP)», explicó Costas en una carta dirigida al vicepresidente boliviano Álvaro García, también presidente del Congreso, que designa a los vocales del Tribunal.

«No participé [en esa decisión] pese a ser Vicepresidente del TSE», escribióCostas en la nota.

La determinación de cesar el flujo de información produjo en mí «perturbación, si habíamos hecho un trabajo esmerado, un trabajo cuidadoso, habíamos logrado el 94 por ciento en el TREP», declaró a la radio privada Panamericana.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta