Edgar Aldair Pérez Ortiz, estudiante de la facultad de Derecho de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), fue galardonado con el Premio Nacional de la Juventud 2019, en la categoría de Medio Ambiente por su trabajo por el rescate de los ríos Salado y Atoyac.

El joven de la ciudad de Oaxaca, con raíces indígenas, obtuvo el reconocimiento de manos del presidente Andrés Manuel López Obrador, durante la conferencia de prensa matutina y ratificado en un evento celebrado en el Museo de Antropología e Historia.

En entrevista, el presidente de la asociación civil Litigio Estratégico, Carlos Morales Sánchez expresó su beneplácito por el reconocimiento que Edgar Aldair consiguió a la edad de 20 años, tras dos años de participar en este despacho donde se encarga del Área de Vinculación con la Juventud y Medio Ambiente.

Explicó que esta asociación civil ha ganado juicios de amparo –considerados históricos- en el Poder Judicial Federación (PJF), que ordena el rescate de los ríos Salado y Atoyac, ante la contaminación por la descarga de aguas residuales y el vertimiento de desechos de origen agrícola, comercial, animal y doméstico, a su paso por 40 municipios de la región de los Valles Centrales.

El abogado y mentor del joven galardonado dijo “somos una asociación civil pequeña, que no recibe financiamiento de nadie, pero debido a la seriedad de nuestros planteamientos tenemos interlocución con la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien nos ha otorgado tres sentencias de amparo.”

Destacó la histórica sentencia donde el Poder Judicial del estado ordenó a los gobiernos federal y estatal, así como a las administraciones municipales de Oaxaca de Juárez y Santa Cruz Xoxocotlán, rescatar los ríos Atoyac y Salado, ha quedado firme y solamente se está a la espera de su cumplimiento.

Detalló que las autoridades responsables tienen como plazo hasta el 5 de noviembre próximo, para presentar el proyecto integral de rescate de los ríos Atoyac y Salado, ante el Juzgado Primero de Distrito en el Estado.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta