CIUDAD DE MÉXICO

A muchas personas les encanta tomar bebidas alcohólicas, desde una refrescante cervecita hasta un rico vino, sin embargo, a nadie le gusta sentirse extremadamente borracho ni amanecer con cruda.

¿Te imaginas tener estos síntomas a diario sin haber bebido? Aunque no lo creas, esto le ocurrió a un hombre, su organismo se convirtió en una ‘fábrica de cerveza’, una extraña condición lo hacía sentir embriagado sin haber consumido ni una gota de alcohol.

Quizá pueda sonar divertido pero convirtió la vida del sujeto en una pesadilla por más de seis años.

El caso fue dado a conocer por la revista New Scientist y se remonta al año 2011, cuanto el paciente comenzó a quejarse de pérdida de memoria, episodios de depresión, comportamiento agresivo y cambios mentales. Estos síntomas aparecieron unos meses antes y luego de que finalizara una terapia con antibióticos por una lesión en un dedo.

Varios médicos intentaron identificar las causas del problema, pero sin éxito. El sujeto incluso recurrió a un psiquiatra, que le trató con antidepresivos sin conseguir resultados.

Lamentablemente, su estado de salud comenzó a desembocar en otra serie de inconvenientes y una mañana fue arrestado por presunta conducción en estado de embriaguez.

Las pruebas clínicas revelaron un nivel de alcohol equivalente al consumo aproximado de 10 cervezas, sin embargo, él aseguraba no haber bebido. Como era de esperar, ningún médico le creyó.

De acuerdo con la información revelada, tras años de desesperación el sujeto buscó tratamiento en una clínica del estado de Ohio, en donde nuevas pruebas de laboratorio revelaron la presencia en su intestino de ‘Saccharomyces cerevisiae’, un hongo unicelular conocido como levadura de cerveza, capaz de fermentar carbohidratos y convertirlos en etanol.

Fue diagnosticado con el síndrome de fermentación intestinal (ABS, por sus siglas en inglés), una enfermedad en la cual se producen cantidades intoxicantes de etanol dentro del sistema digestivo. Fue sometido a una estricta dieta libre de carbohidratos y tratado con terapias antifúngicas y probióticos. Ahora se encuentra en perfecto estado de salud y no ha tenido episodios de confusión.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta