El director del penal de Aguaruto, Culiacán, Eduardo Arturo Bailleres Mendoza, fue destituido tras la fuga de 51 reos cuando se realizaba un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, confirmaron fuentes de la Secretaría de Seguridad de ese estado.

Comerciantes que trabajan alrededor del penal vieron cómo sacaron al funcionario mediante un operativo de seguridad para presuntamente trasladarlo a la fiscalía estatal.

Además de Bailleres Mendoza, quien tenía 11 meses en el cargo, el gobierno del estado investiga a cinco custodios que estaban en turno para esclarecer la fuga.

El secretario de Seguridad Pública del Estado, Cristobal Castañeda Camarillo ha informado que el 18 de octubre cerca de 18:30 hora local se produjo un motín en la prisión lo que provocó que cinco custodios fueran despojados de sus armas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta