Ronan Farrow, periodista investigador, ganador del Premio Pulitzer por su reportaje publicado en The New Yorker acerca de los abusos del magnate de la industria cinematográfica, Harvey Weinstein, publicó el libro Catch and kill: Lies, spies and a conspiracy to protect predators, en el que revela los obstáculos que enfrentó para sacar a la luz los casos que han escandalizado al mundo del espectáculo.

Más allá de la celebridad que recae en su nombre, Ronan se ha convertido en periodista fundamental en el imaginario de la cultura estadounidense, y en una gran influencia en todo el mundo. A partir de sus revelaciones en el caso Weinstein, se desplomó una de las historias de abuso y encubrimiento más escalofriantes de los últimos años.

Catch and kill (Hachette, 2019), que empezó a circular el pasado martes en inglés, es un dramático relato de violencia y espionaje; expone a los abusadores en serie y a toda la poderosa camarilla de intereses que se empeñaron en cubrir la verdad a cualquier costo.

De acuerdo con lo publicado por la editorial, en 2017 el hijo de Woody Allen y Mia Farrow inició una investigación rutinaria que desembocó en una historia que conmocionó a toda la sociedad:

«Uno de los productores más poderosos de Hollywood era un depredador, protegido por el miedo, la riqueza y una conspiración de silencio”.

Más que como un reportaje de investigación, el texto transcurre como un thriller en el que, conforme el autor se acercaba a la verdad, se enfrentaba a obstáculos indecibles, desde caros abogados, hasta espías que montaron una campaña secreta de intimidación y amenazas.

El trabajo meticuloso y detallado que hace el periodista pone al descubierto nuevas historias devastadoras sobre el abuso desenfrenado del poder y arroja luz de gran alcance sobre las investigaciones.

El periódico El País revela otro de los episodios que descubre el libro. Se refiere a la estrella de la cadena NBC, Matt Lauer, quien durante dos décadas fue el rostro informativo de su emisión matutina, despedido en 2017 por abuso, anuncio que se dio en el propio espacio del comunicador.

Sin embargo, Farrow desmiente que la televisora no tuviera conocimiento de los rumores que colocaban a Lauer como un abusador. La cadena informó que se había enterado 15 minutos antes de despedirlo, de la acusación que hizo Brooke Nevils, la víctima que propició su caída en desgracia.

Asegura que el bloqueo de la cadena a su labor estuvo provocado por las amenazas del productor de revelar múltiples casos de acoso y abusos perpetrados durante años por Lauer, una de las caras estelares de la compañía.

Considerado niño genio, Ronan se graduó en Filosofía a los 15 años. Estudió Derecho en Yale y cuando contaba con 18 años ejerció de consejero en asuntos de juventud y ONG para la administración Obama y para Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado. Ha colaborado con los medios de más prestigio a nivel mundial.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta