Una de las obras hidráulicas de la época virreinal que solo estaba registrada en libros y documentos, quedó al descubierto tras los trabajos de un grupo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia que ubicaron a unos cinco metros de profundidad, una de las compuertas del Albarradón de San Cristóbal.

Entre lodo, piedras y cemento descubrieron una compuerta de 8 metros con 40 centímetros de largo. El vestigio conserva 11 petroglifos y relieves estucados, entre los que destaca un teocalli (templo) coronado con tres lóbulos que representan gotas de lluvia, asociado al dios Tláloc.

También conocido como el Albarradón de Ecatepec, la obra fue construida en 1604 por órdenes del virrey Juan de Mendoza para evitar la inundación de la capital de la Nueva España.

Se localiza en plena Vía Morelos, frente a la Casa de Morelos, en Ecatepec, Estado de México.

La obra fue descubierta donde se había proyectado el paso del Mexibús. Ante el hallazgo, la ruta de este sistema de transporte que correrá de Indios Verdes hasta Ojo de Agua tuvo que moverse 50 metros.

Raúl García Chávez, coordinador del proyecto de salvamento arqueológico y puesta en valor del Albarradón de Ecatepec, indicó que desde el año pasado se ha trabajado para preservar parte de la construcción virreinal, que pertenece a un dique de cuatro kilómetros, diseñado para contener las aguas que venían de los lagos Xaltocan y Zumpango al de Texcoco.

Los arqueólogos descubrieron en el sistema constructivo de la compuerta algunos símbolos prehispánicos. La razón es que, de acuerdo con fray Juan de Torquemada, fue edificada por las manos de tres mil indígenas.

La compuerta está ubicada en el Patio de Diligencias, a 500 metros aproximadamente del inicio del albarradón, y a unos cinco metros de profundidad. Su relevancia arqueológica, a decir de García Chávez, es que pertenece a una de las tres compuertas originales del dique, las otras dos estaban en lo que hoy se conoce como Casa de Morelos y la otra en Venta de Carpio.

Lo más sorprendente, dice el arqueólogo, “es que encontramos una compuerta de madera, que es un hallazgo único en todo lo que son los sistemas de diques de la cuenca de México, porque por lo general ese tipo de elementos difícilmente se conservan. Tenemos dictamen de la dirección de conservación de patrimonio arqueológico, en donde se establece que se va a recuperar el maderamen de esta compuerta y se colocará en una área museográfica de la Casa de Morelos, donde se creará una sección especial del Albarradón de Ecatepec”.

CLAVES

PROBLEMA ANCESTRAL

La inundaciones son un problema lejano: desde 1446 Moctezuma I, por recomendación de Nezahualcóyotl, ordenó levantar un dique de 11 kilómetros con tierra y estacas.

NO ES PREHISPÁNICO

Ángel Palerm planteó en el libro Agricultura y civilización en Mesoamérica que el albarradón tiene origen prehispánico, pero no hay trabajos que lo sustenten.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta