La justicia francesa condenó el miércoles a cinco años de cárcel a una madre que había ocultado durante dos años a su bebé en el maletero de un coche, lo que dejó a la niña con daños irreversibles.

Rosa Maria Da Cruz, de 51 años y madre de otros tres hijos, había sido condenada en primera instancia en 2018 a cinco años de cárcel, tres de ellos en suspenso, pero apeló la sentencia.

Un tribunal de apelación la condenó el miércoles a una pena firme de cinco años de cárcel. Da Cruz se enfrentaba a una pena máxima de 20 años.

Este caso, que conmocionó a toda Francia, salió a la luz en 2013, cuando Da Cruz llevó el coche en el que mantenía a su hija, llamada Séréna, oculta desde su nacimiento hacía cerca de dos años, a un taller mecánico.

La bebé fue descubierta desnuda, cubierta de excrementos e incapaz de mantener la cabeza erguida en el coche de su madre. Esta última había ocultado la existencia de la bebé a su marido e hijos.

La pareja tenía otros tres hijos, de entre 6 y 12 años en ese entonces, todos escolarizados y normalmente integrados a la sociedad.

Séréna, que vive con una familia de acogida y cumplirá pronto ocho años, sufre un «déficit funcional del 80%», un «síndrome autista seguramente irreversible» relacionado «sin equívoco» a las condiciones de sus 23 primeros meses de vida, según las evaluaciones.

La defensa alegó que Da Cruz sufrió una «negación de embarazo», el tercero en cuatro embarazos, seguido de una «negación de hijo», un argumento que la acusación rechazó.

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

Compartir

Dejar respuesta