Juul Labs suspendió el jueves la venta de cuatro sabores frutales y de postres, reconociendo la “falta de confianza” del público en la industria de los vaporizadores.

La medida voluntaria es el intento más reciente de la empresa para capear una creciente campaña política que culpa a sus productos de nicotina saborizados de enganchar a una generación de adolescentes en el uso de cigarrillos electrónicos.

Juul, la marca de vaporizadores de mayor venta en Estados Unidos, ha sido objeto de escrutinio, incluyendo múltiples investigaciones por parte del Congreso, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y las fiscalías generales de varios estados.

La empresa con sede en San Francisco también enfrenta demandas presentadas por consumidores adultos y menores de edad que aseguran haber adquirido una adicción a la nicotina a través de sus productos. Y el gobierno del presidente Donald Trump ha propuesto la prohibición de casi todos los sabores para vaporizadores.

Aun así, es improbable que la medida más reciente de la compañía satisfaga a sus detractores.

Los sabores afectados por el anuncio del jueves _mango, crema, fruta y pepino_ representan menos del 10% de las ventas de Juul. Y por ahora la compañía seguirá vendiendo sus sabores más populares, menta y mentol. Un vocero dijo que la empresa está renovando sus productos y prácticas y no ha tomado “ninguna decisión definitiva”.

Los sabores de menta y mentol representan la mayoría de las ventas de Juul al menudeo, de acuerdo con los analistas, y se encuentran entre los favoritos entre los adolescentes.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta