Un momento para recordar fue lo que ocurrió este fin de semana durante el Campeonato Femenino de la Federación de futbol de Asia Occidental, cuando a una jugadora musulmana se le cayó su hiyab, el pañuelo que les cubre la cabeza, y de manera inmediata las jugadoras rivales acudieron a cubrirla.

FOTO: Especial

El elemento del Amman Club participaba en el encuentro con un hiyab puesto, como indica la norma musulmana, cuando durante un encontronazo con una de las jugadoras del Shabab Al Ordan, su prenda se soltó, por lo que dejó de jugar para intentar ajustarlo.

 

Sabiendo la importancia del uso de la prenda las jugadoras del equipo Shabab Al Ordan, acudieron en apoyo de su compañera para que pudiera volver a cubrirse la cabeza, y con sus cuerpos la bloquearon de las miradas.

El ejemplo fue una plausible muestra de respeto el cual fue celebrado tanto en el estadio como en las redes sociales.

La jugadora del Amman Club seguía la norma musulmana que apunta a que las mujeres no pueden mostrar su cabeza en público, ya que el hacerlo es motivo de castigo en el islam.

Esta nota originalmente se publicó en Heraldo de México

Compartir

Dejar respuesta