Se acerca la recta final del año, y con ella las compras más importantes como las rebajas del Buen Fin y los regalos de Navidad, por esto es necesario estar listos para enfrentar el aumento en los gastos de la temporada para no caer en un exceso y que dañe la estabilidad financiera. Se trata de aprovechar verdaderas ofertas, recomendó Credifiel.

El director comercial de Credifiel, Dante Teytud, mencionó que el poder adquirir productos a buen precio y con cómodos pagos puede ser tentador, pero es fundamental estar conscientes en que si se va a gastar el dinero de un préstamo o crédito, éste no debe rebasar 30 por ciento del sueldo para poder tener capacidad de pago a futuro.

El experto mencionó que para el uso de las tarjetas de crédito, no se debe abusar de los meses sin intereses, pues no se tiene un excedente del salario.

Explicó que este  “dinero extra” se puede utilizar de manera asertiva para emprender o mejorar un negocio o en bienes duraderos como una casa, un automóvil o electrodomésticos y no solicitarlo o utilizarlo de manera impulsiva. Además mencionó que se debe poder hacer frente al monto del crédito sin hacer uso de recursos que ya tienen un destino necesario.

Para  Teytud el punto más importante antes de solicitar un crédito es verificar los datos de la empresa que lo está otorgando, hoy en día existen diferentes tipos de compañías y de créditos por distintos medios, por lo que es importante tener bien definido para que se va a utilizar.

“Existe un abanico muy grande de opciones para poder adquirir un monto definido, por lo que hay que identificar la fuente de la empresa con la que se va a solicitar y validar que este sustentada bajo la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la Condusef; también indagar en las comisiones que pueden llegar a cobrar y que las tasas de interés coincidan al inicio del crédito y los plazos”, agregó.

Teytud mencionó que de las nuevas generaciones quienes ahora son los clientes potenciales, 90 por ciento de las compras que realizan está enfocado a artículos tecnológicos y 80 por ciento se realizan en línea por la facilidad de horarios en las plataformas, por lo que los millennias y los centennials son las generaciones que realizan más compras compulsivas y que más carecen de educación financiera, destacó.

“Estas generaciones tienen metas financieras a plazos inmediatos o muy cortos, pero esto se debe a que no los han guiado para tomar las mejores decisiones con respecto a sus finanzas personales; sin embargo, creo fielmente que como sociedad todavía estamos a tiempo de apoyarlos y enseñarlos llevar finanzas saludables”, acotó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta