Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), lideradas por las milicias kurdas, exigieron ayer a Estados Unidos que asuma su “obligación moral” ante la ofensiva turca en el norte del país.

“Nuestros aliados nos habían garantizado protección (…) pero inesperadamente y sin ningún aviso nos abandonaron y, en una decisión injusta, retiraron sus tropas de la frontera turca”, indicaron las FDS en su comunicado.

Por la tarde, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió en su cuenta de Twitter: “La guerra interminable debe terminar”, sin precisar si se trataba de una negativa al apoyo demandado por las fuerzas kurdas.

Apenas el lunes pasado, el republicano había dicho con las mismas palabras del tuit que con el retiro de las tropas de EU de la frontera entre Turquía y Siria, cumplía su promesa de campaña de poner fin a la interminable guerra en Medio Oriente.

No obstante, después de soltar la rienda a Ankara para actuar en Siria desde el miércoles, EU elevó el tono el viernes al decir que está dispuesto a activar las sanciones contra Turquía, que continúa su ofensiva contra los kurdos.

En esa línea, el viernes se anunció que Trump firmará un decreto que permitiría imponer sanciones sin especificar una fecha.

Sin embargo, el anuncio de EU no fue suficiente para las fuerzas kurdas: “Invitamos a nuestros aliados a asumir su obligación moral y a respetar sus promesas”, dijeron en el comunicado.

Las FDS eran aliadas de la coalición internacional liderada por Washington en el combate contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

“No queremos que envíen soldados al frente para que pongan su vida en peligro. Todo lo que pedimos es que cierren el espacio aéreo a la aviación turca”, añadió el texto.

En tanto, Turquía continuó su ofensiva ayer al norte de Siria con el asalto a la ciudad clave de Ras al Aín, en manos de los kurdos.

En Ankara, el ministerio de Defensa afirmó que las fuerzas turcas tomaron Ras al Aín, ciudad fronteriza con Turquía, algo que los kurdos desmintieron.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), los turcos entraron en la ciudad pero los combates continúan.

Desde que comenzó el asalto, el miércoles, 81 combatientes kurdos y decenas de civiles perdieron la vida, según el último balance del OSDH, mientras que 100 mil personas tuvieron que dejar sus hogares, según la ONU.

Por su parte, Ankara anunció la muerte de cuatro soldados en Siria y de 18 civiles por unos ataques con cohetes lanzados por los kurdos contra ciudades turcas de la frontera.

Ante esta situación, Alemania decidió interrumpir la venta de armas a Turquía “que podrían ser utilizadas en el noreste de Siria” contra los kurdos, declaró el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, citado en la edición del domingo del diario Bild.

“En el contexto de la ofensiva militar turca en el noreste de Siria, el gobierno no entregará ningún nuevo permiso (de venta) para todos los equipos militares que pudieran ser utilizados en Siria por Turquía”, indicó el ministro alemán, sin precisar ni el tipo de armamento ni su monto.

La retirada de las tropas estadunidenses del norte de Siria esta semana, seguida de la operación militar turca, allanan el camino para que los kurdos, aliados hasta ahora de Washington, se acerquen al gobierno de Bashar Al Asad, una estrategia que les convendría a ambos, según los expertos.

Desde el inicio de la guerra en Siria en 2011, los kurdos establecieron una autonomía de facto en vastas regiones que estaban bajo su control en el norte de Siria.

Turquía, que linda con Siria, quiere expulsar de los sectores fronterizos a la milicia kurdo-siria de las Unidades de Protección Popular (YPG), a las que califica de “terroristas”, e instaurar una “zona de seguridad” de 32 km de ancho para separar su frontera de las zonas controladas por las YPG.

MARCHAS EN EUROPA.

AL MENOS 8 PAÍSES CRITICAN A ANKARA

Miles de personas desfilaron el sábado en ciudades europeas para apoyar a los kurdos de Siria contra el ataque de Turquía lanzado por su presidente Erdogan.

Más de 20 mil personas, según los organizadores, se reunieron para apoyar a los kurdos de Siria en la plaza de la República de París, a pedido del Consejo Democrático Kurdo en Francia (CDKF).

El apoyo a los kurdos también se manifestó en otros países europeos. Entre ellos Alemania, las manifestaciones reunieron a más de 10 mil manifestantes en Colonia y alrededor de 4 mil en Fráncfort.

También se celebraron reuniones similares en Chipre, Atenas, Varsovia, Zúrich, Bruselas y La Haya.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta