Brasil encadenó su cuarto partido sin victoria al empatar en un amistoso con Nigeria (1-1), en Singapur, en un duelo marcado por la lesión de Neymar, que se retiró con molestias en el muslo izquierdo.

En el minuto 8, el jugador de 27 años se llevó la mano al muslo poco después de un esprint, pero siguió en el terreno de juego, hasta que cinco minutos después fue sustituido por Philippe Coutinho.

En el banquillo, el equipo médico de la ‘Seleçao’ le puso una bolsa de hielos en la parte trasera del muslo del atacante, quien disputaba su partido 101 con Brasil.

Esta lesión podría comprometer su regreso a la Liga de Campeones en el campo del Brujas, el próximo 22 de octubre, con el PSG.

Brasil, que no gana desde que consiguió la Copa América, extendió su racha negativa. Había empatado, también 1-1, ante Senegal el jueves, en su otro duelo disputado en Singapur.

En septiembre igualó 2-2 contra Colombia y cayó por 1-0 frente a Perú. Protagonista de una muy buena primera parte, Nigeria se fue al descanso por delante gracias al gol de Joe Aribo (34).

View image on TwitterView image on TwitterView image on TwitterView image on Twitter

En la segunda mitad Brasil dispuso de un buen puñado de ocasiones. El centrocampista del Real Madrid, Casemiro, igualó (48) al rebañar un remate de cabeza de Marquinhos que se fue al larguero.

El propio Casemiro tuvo el triunfo en su testa a la hora de juego, pero su remate se fue al larguero.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta