CIUDAD DE MÉXICO.

Una mujer policía optó por terminar con su vida al dar un disparo en la cabeza con su arma de cargo en la alcaldía Iztapalapa.

El estruendo provocó que compañeros llegaran hasta el área de lockers donde su compañera identificada como Wendy Liliana N., de 18 años de edad, se encontraba boca abajo y en su mano derecha le hallaron una pistola calibre .9 milímetros y a dos metros de distancia fue encontrada un arma larga.

El cuerpo de la joven policía aún portaba su uniforme y, a decir de los mandos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, contaba con apenas dos meses de servicio.

Por tales hechos, personal de la Procuraduría General de Justicia acudió hasta las instalaciones del sector Abasto-Reforma para llevar a cabo las diligencias pertinentes e iniciar con la carpeta de investigación en torno a lo ocurrido.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta