El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), calificó la importación de crudo estadounidense como un «gran fracaso». Pero después de una pausa de siete meses, el país volvió a traer barriles.

En julio, México importó alrededor de 533,000 barriles de crudo de Estados Unidos, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos. En agosto, importó otros 8.962 barriles, según datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos.

Las compras marcan la primera vez que México importa crudo estadounidense bajo el mando de López Obrador, quien criticó la influencia de los mercados extranjeros en el país y prometió revertir la disminución en la producción a largo plazo de Petróleos Mexicanos. En enero, PMI, el brazo comercial de Pemex, suspendió las importaciones de crudo estadounidense.

Pemex se vio obligada a importar crudo ligero en octubre y noviembre del año pasado, ya que no tenía suficiente petróleo de la producción nacional para alimentar sus refinerías. En ese momento, el entonces candidato presidencial López Obrador criticó la decisión.

Pemex, la compañía petrolera más endeudada del mundo, ha visto caer la producción todos los años desde 2004; ahora se encuentra en la mitad de lo que alguna vez fue. Sus refinerías operaron al 40% de su capacidad en agosto.

sta nota originalmente se publicó en El Economista

Compartir

Dejar respuesta