Habrá dos ganadores del premio Nobel de Literatura este año y serán anunciados este jueves por La Academia Sueca, que ha atravesado por una crisis histórica el último año, lo que ha provocado una renovación de miembros, reforma de estatutos y procedimientos y la inclusión de figuras externas en el comité que elige al ganador.

El escándalo de abusos sexuales y filtraciones revelado hace casi dos años y que apuntaba al artista francés Jean-Claude Arnault, muy vinculado a la Academia y casado con una de sus miembros, hizo tambalearse a la institución, provocando una fractura interna y una oleada de críticas que obligaron a aplazar el premio en 2018.

Ese hecho, que no se producía desde hacía casi sesenta años, abrió un proceso de cambios exigido por la Fundación Nobel, autoridad máxima de los premios, para acceder a que este año se pudiesen fallar dos galardones, uno para 2018 y otro para 2019.

En contacto con la Casa Real sueca, ya que el rey Carlos XVI Gustavo es su protector, la Academia ha impulsado una reforma de sus estatutos para permitir que el cargo no sea de por vida y sea posible reemplazar a miembros que renuncian a su asiento.

Así se ha facilitado la sustitución de varios académicos descontentos con la reacción al «caso Arnault» por otros nuevos, y se han negociado, indemnización económica incluida, las salidas de dos figuras centrales en la crisis: la poetisa Katarina Frostenson, esposa del artista; y la exsecretaria Sara Danius.

Enfrentada a varias figuras de la institución, algunas con lazos de amistad con Arnault, Danius, la primera mujer en ocupar ese cargo, había dimitido en abril de 2018, lo que fue interpretado por algunos críticos como reflejo del machismo de la Academia y vinculado a la campaña de denuncia de abusos #MeToo.

La renovación ha implicado que, por primera vez en tres décadas, estén ocupados los 18 asientos de la institución, aunque el ingreso de los cuatro últimos miembros no se formalizará hasta la reunión anual del mes de diciembre.

Las reformas han supuesto también una alteración en la composición del comité que elige al ganador, que se ha ampliado para incluir a cinco expertos que no son miembros, algo novedoso: tres críticos literarios y dos escritores.

De ese comité ha sido apartado temporalmente el ex secretario Horace Engdahl, cabeza visible de uno de las dos facciones en la crisis y amigo de Arnault, por orden de la Fundación Nobel.

La inclusión de expertos externos es una medida temporal, pero la Fundación ya ha sugerido que debería hacerse permanente.

«Incorporar gente a los comités es usual en la mayor parte de los comités Nobel. En el de Literatura creo que sería inteligente seguir con un modelo de este tipo», dijo recientemente en una entrevista con el diario Dagens Nyhetersu director, Lars Heikensten.

Aunque son todavía los miembros de la Academia los que votan el ganador, ahora es el comité el que propone el candidato al premio, dos en este caso al tratarse de una elección doble. El encargado de dar a conocer sus nombres este jueves en el antiguo edificio de la Bolsa en Estocolmo, sede de la Academia, será Mats Malm.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta