Desde muy tempranas hora, la Policía Municipal se instaló en los accesos del Zócalo y la Alameda de León, en donde colocó vallas metálicas para controlar el paso peatonal, ya que se impedirá el ingreso de ambulantes en esta zona.

El director de Seguridad Pública, Vialidad y Protección Ciudadana del Municipio capitalino, Hermelindo Aquileo Sánchez Castellanos, señaló que se realiza un censo y solo permanecerán los que ya están contabilizados.

Policías con equipo antimotín se encuentran en la Alameda de León, a la espera de instrucciones en caso de que se requiriera, mientras que en los accesos, inspectores municipales acompañan a los uniformados.

Además, elementos del escuadrón de motocicletas también realiza acciones de vigilancia para que no se tengan complicaciones con los vendedores.

Compartir

Dejar respuesta