El petróleo mexicano de exportación retrocedió 4.70 dólares respecto al lunes pasado, para ofertarse en 50.15 dólares por barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

Banco Base explicó que el precio del crudo extendió sus pérdidas ante un incremento en las preocupaciones sobre la demanda del hidrocarburo, mismas que aumentaron tras la publicación de los indicadores manufactureros negativos a nivel global, los cuales sugieren que la actividad económica sigue en desaceleración.

La perspectiva económica se ensombrece, pues la Organización Mundial del Comercio (OMC) redujo su pronóstico para el comercio a un nivel mínimo de una década, abundó.

De acuerdo con el organismo internacional, el volumen del comercio aumentará 1.2 por ciento este año y 2.7 por ciento el próximo, después de haber crecido 3.0 por ciento durante 2018. La OMC también recalcó los riesgos que enfrenta el comercio internacional, sobre todo si Estados Unidos cumple con sus amenazas y aplica una nueva ronda de aranceles sobre las importaciones de China y de la Unión Europea.

Añadió que los precios del WTI y el Brent se han reducido desde sus niveles máximos alcanzados tras el ataque a la infraestructura saudí del 14 de septiembre.

Banco Base estimó que la mezcla mexicana cerró el tercer trimestre del año en 54.85 dólares por barril, equivalente a una reducción en su precio de 10.20 por ciento.

Cifras de Bursamétrica revelan que el precio del WTI bajó 85 centavos y cotizó en 55.56 dólares por barril, mientras que el Brent se situó en 60.59 dólares por barril, equivalente a un descenso de 2.15 dólares.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta